Misceláneas de Valcheta. Quiosco de Reyes. Surtidor de combustible. Cine Yahuet y otras

 

Estratégicamente ubicado aledaño a la Escuela Nº 15 y sobre el canal de riego aún se mantiene en pie el viejo kiosco de Bartolomé Reyes.

Bartolo, como cariñosamente le decía la gente del pueblo, era un vendedor de billetes de lotería sin igual. Siempre ofrecía la suerte a sus clientes, muchos de los cuales tenían su número fijo, es decir que todas las semana jugaban al mismo.

Se sabe que en una ocasión un cliente rehusó el número que Reyes le ofrecía y justamente ese billete salió favorecido con el primer premio, para eterna lamentación de quién lo rechazó.

Solía desplazarse en Ford Falcon y era de una gran bonhomía, lo que se dice “un hombre bueno”.

Tenía dos hijos, uno apodado “el cabezón” y el otro “gallina”, que cuando yo era niño me sabían cazar cabecitas negras y me habían confeccionado un vehículo de juguete con un viejo cochecito de bebé.

Lo cierto es que en horario escolar don Bartolomé Reyes atendía su comercio con golosinas en general para los alumnos de la escuela que eran sus clientes más frecuentes.

En ese mismo lugar, al lado, falleció de hipotermia una fría noche invernal, uno de los verdaderos personajes de Valcheta: un alemán naufrago del Gran Spee al que apodaban “Truman”.

Pintado, todavía está el llamado “kiosco de Reyes”, como un recuerdo más del pasado valchetero.

EL SURTIDOR DE COMBUSTIBLE

En la tradicional esquina de Remedios de Escala y San Martín, aún perdura para los curiosos de la historia local, el surtidor de nafta accionado a mano que supo ser de don Jacinto Direne, un libanés radicado en Valcheta a principios del siglo pasado y que dejó una numerosa familia y un ramillete de anécdotas risueñas.

Como el kiosco de don Reyes, aun el viejo surtidor mira desde su esquina pasar los vehículos que ya nunca necesitan ni necesitarán jamás de sus amables servicios.

ANTES LA CALLE SAN MARTIN ERA UNA AVENIDA

Según  reza una hermosa placa colocada en la pared de la actual “Cine disco” se deja constancia que dicha arteria se llamaría “Avenida José de San Martín”. No se sabe bien porque se transformó en una calle común, pero eso sí con veredas muy anchas. El “Santo de la Espada” con la bandera argentina, mira pasar el devenir de generaciones de valcheteros.

LAS PRIMERAS PELICULAS DEL CINE DE YAHUET

Según me informó Denis Mortada, las primeras películas que se pasaron en el viejo cine de Yahuet con un éxito de concurrencia  nunca visto, seguramente atraída  por la novedad de la pantalla grande (que no lo era tanta) fueron: “Los siete filibusteros” y “Ritmo nuevo – Vieja ola”. ¡Qué lindo sería verlas otra vez!!

Lamentablemente, de los afiches promocionales de las películas no ha quedado ninguno. ¡Qué lástima!

EL PAPAGAYO DE VOLTOLINI

Causaba verdadero asombro a los parroquianos y forasteros que acudían a la chacra de los Voltolini a comprar vino patero de excelente calidad  apreciar un verdadero y colorido papagayo bajo el frescor de la galería de la casa. Por supuesto que el ritual era probar de las mismas bordelesas los vinos pateros, y que a algunos rápidamente se le subían a la cabeza. ¡Otros tiempos!!!

EL VIEJO PALENQUE DE TRONCO PETRIFICADO

El tradicional Hotel de Rada, glosado en la letra de una canción de Rubén Tatano Lucero, ubicado en una esquina céntrica, era un lugar mágico y bohemio de reuniones donde a la luz de una vela (la luz se cortaba a las 24) desfilaban cantores y se realizaban bailes, casamientos y cenas de gala.

Para el que sabe mirar, frente a su fachada, como no podía faltar en otras épocas para el servicio de los parroquianos de la zona, hay un palenque. Pero, observándolo bien como lo dicen los versos de Tatano, es un tronco petrificado. O sea que 60 millones de años servían para atar los caballos, mientras sus dueños apetecían un  trago o algún copetín.

Algunos nostalgiosos sostienen que “todo tiempo pasado era mejor”. ¿Será tan así? Ocurre que en la vida social de los pueblos pequeños, esos a los que aludía Eduardo Mallea en sus libros, quedan recuerdos imborrables de una época pasada donde todo era distinto y sin tantas urgencias como las que la vida tiene hoy.

 

 Jorge Castañeda

Escritor de Valcheta

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Río Negro: Millonarias licitaciones para caminos, locomotoras y equipos informáticos

  Están en proceso de avance tres licitaciones, difundidas en forma oficial recientemente, referidas a …