Inicio Destacados Juan Carlos Irízar, doctor en Bioquímica, un pionero en San Antonio Oeste

Juan Carlos Irízar, doctor en Bioquímica, un pionero en San Antonio Oeste

 

El doctor en bioquímica Juan Carlos Irízar (su apellido lleva el nombre del rompehielos) nació con mucha honra en un pequeño pueblito cordobés llamado Chazón. Realizó sus estudios superiores en la Universidad de Córdoba. Recién recibido, los caminos de la vida lo trajeron a San Antonio Oeste, a la fría y destemplada Patagonia donde el viento sopla incansable por largos días y noches y se cuela en las casas de chapa típicas del golfo. Aquí se radicó para ejercer su profesión de bioquímico, siendo un verdadero pionero. En su andar, llegó incluso a trasladarse en el tren aguatero para tomar muestras de pacientes de Valcheta. Con los años, Juan Carlos fue un sanantoniense más, junto a su esposa María Rosa.

Juan Carlos era un apasionado del tango y los libros. Solía decir que era “un comprador compulsivo de libros”. Su biblioteca era un lujo, un santuario con olor a tinta. Conoció la historia regional y en especial la de San Antonio Oeste.

Recibió varios premios por sus actividades en pos de la divulgación de la cultura, entre ellos, el otorgado por la Prefectura Naval Argentina como personalidad destacada de la cultura y el premio “Ezequiel Ramos Mexía” que le otorgó la empresa Tren Patagónico. Su programa radial “La historia en pijamas” fue un clásico de toda la región.

Irízar ha trascendido no sólo por su actividad en el ámbito de la salud pública. Tuvo un destacado desempeño también en la educación, siendo durante muchos años docente en la escuela del viejo bachiller, fundador de Dinea y director de esa institución. Tampoco fue ajeno a la actividad política. Debe destacarse que mientras se desempeñó como concejal municipal donó su dieta para becar a estudiantes de pocos recursos. Fundó el partido vecinal “Todos por todos”. Impulsó la formación de la Junta Municipal de Estudios Históricos y fue uno de los responsables de los boletines “Rescatando Ayeres”. Fue también presidente del Club Talleres, un gran impulsor del deporte en la comunidad y presidente del Rotary Club.

En 2013, en coincidencia con el cumpleaños número 81 del doctor, por iniciativa del equipo de trabajo del Hospital Aníbal Serra de San Antonio, Irízar fue homenajeado, nombrándose al laboratorio de análisis clínicos del nosocomio “Dr. Juan Carlos Irízar” y así lo atestigua una placa.

El homenaje, más que merecido, contó con la presencia del entonc es intendente Javier Iud, amigos, autoridades y profesionales de la institución. Con motivo del homenaje, el bioquímico Carlos Torres expresó: “No sólo honramos y destacamos la ca-pacidad profesional del doctor Irízar, sino también todas sus cualidades, su gran valor humano y su gran compromiso con todo el pueblo”.

El doctor Irízar falleció poco tiempo después de su homenaje. Sin dudas, será siempre recordado porque ha sido uno de los hombres que ha dejado improntas imborrables en quienes lo han tratado y conocido.

 

Fuente del texto: adaptación de Jorge Castañeda (escritor de Valcheta).

 

Difundido por Sanatonienses de Corazón (Facebook)

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Río Negro presentó un medicamento único en el país. Es contra la tuberculosis

  Las autoridades del laboratorio rionegrino de medicamentos PROFARSE presentaron ayer un producto definido como …