El Hotel Wassermann en San Blas y la presunta conexión con nazis en la Argentina

 

En 1881, Cándido Galván, dueño de grandes extensiones de tierra, vendió a Eduardo Mulhall cuatro fracciones de campo de la Bahía San Blas, pequeña localidad ubicada al extremo Sudeste de la provincia de Buenos Aires, perteneciente al partido de Patagones.

Galván, fundador del diario “The Standard” de Buenos Aires, fue quien comenzó a levantar el casco de la estancia que, posteriormente, pasó a manos de Bruno Wassermann, quién comenzó a darle fisonomía con la plantación de eucaliptos mas frondosa de Bahía San Blas; uniendo también la isla con el continente por medio del primer puente, que ostenta en uno de sus pilares de ingreso una placa de bronce que dice “Puerto Wassermann 1928”.

La historia de los Wassermann en Bahía San Blas es digna de elogiar, ya que fueron verdaderos precursores en grandes negocios que dieron cierta prosperidad a la zona, un lugar al que también llegaban agentes nazis, dada la conexión con importantes e influyentes familias de orígen alemán (que eran de hecho, también funcionales a los planes que luego tuvieron los nazis por controlar de diferentes maneras la Patagonia Argentina) y, que al mismo tiempo, se mostraban muy interesados en negocios redituables (y posteriormente también útiles para la geopolítica de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial), tal el caso de los trabajos de la empresa Titanit S.A. (de los Wassermann), que extraía diferentes tipos de minerales que las corrientes marinas, procedentes de las islas Malvinas, depositaban en las playas cercanas.

Hasta ese lugar sureño de la provincia de Buenos Aires había llegado el agente nazi Wilhelm Engeland, uno de los tantos seguidos de cerca por la Comisión Investigadora de Actividades Antiargentinas en el Congreso Nacional desde el año 1941.

La foto que encabeza este artículo fue justamente tomada por el nazi Engeland promediando los años ’30 en la Bahía San Blas, concretamente a las puertas del viejo “Hotel Wassermann”, en una de sus primeras misiones en el Sur argentino en busca de preciados contactos y materiales que luego serían muy útiles para los nazis en la guerra.
Marcelo D. García

Historias Lado B

 

 

FOTO: VIEJO HOTEL WASSERMANN EN SAN BLAS FOTOGRAFIADO POR EL AGENTE NAZI WILHELM ENGELAND

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Luis Beltrán (Valle Medio): el huevo frito del Beco, el piche de Pelufo y el vino del Gaucho Pobre

  Tuve suerte, en otro tiempo, de conocer y disfrutar del día a día en …