La única escuela secundaria rionegrina con orientación musical ofreció concierto a vecinos

 

Las producciones surgidas en clases y las espontáneas de los recreos conformaron el programa del Concierto de Invierno 2017, organizado por la ESRN 45, de Bariloche.

Con la puesta en funcionamiento de la nueva propuesta de educación secundaria y su primer proyecto en conjunto, estudiantes y profesores de la ESRN 45 salieron a escena para compartir sus producciones artísticas en un concierto abierto a todos los vecinos y la comunidad en general de la ciudad de San Carlos de Bariloche.

“Acá hay muestras de producciones que hacemos en las clases, pero también ejemplos de chicos que se juntan en el recreo para trabajar entre ellos y después mostrar lo que hacen. Es el resultado de lo que se genera en una escuela musical”, dice el director de Orquesta y profesor de Ensamble, Mariano Videla, al referirse a lo desarrollado en el concierto, que le dio calor al invierno de la ciudad andina, a través de la orientación en Arte Música Especializada que tiene la escuela secundaria.

“Es ver el fruto de lo que se trabaja en el colegio, en un montón de espacios diferentes”, amplía.

Para el estudiante Tomas Villalobos, que toca instrumentos de viento, este concierto conforma “una experiencia hermosa, porque estos espacios son cruciales”.

Un compañero, Tomás, añade que más allá de la actuación “somos la única escuela así de Río Negro, es un privilegio poder estar en ella”.

Todavía conmovido por la respuesta del público y orgulloso de un sueño cumplido, asegura que “podés tener el mayor talento del mundo, pero si no estudiás, no te esforzás y no tenés estas  oportunidades que te dan la escuela u otros espacios como la Orquesta del Bicentenario para salir a tocar, no te sirve de mucho”.

De privilegios y pasiones también habla Facundo Ortega (viola y voz), estudiante avanzado de la ESRN 45. Recuerda que “al comienzo, me metí en la escuela, más que nada, por la guitarra. Después me hicieron elegir entre viola, violín y chelo; me quedé con la viola, por supuesto. El primer año anduve flojo y en el segundo, le metí con todas mis ganas, hasta que me di cuenta que  la música se volvió mi vida, mi pasión”.

En síntesis, estudiantes, profesores, padres y madres, juntos, comparten lo que más les gusta hacer.

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Luis Beltrán (Valle Medio): el huevo frito del Beco, el piche de Pelufo y el vino del Gaucho Pobre

  Tuve suerte, en otro tiempo, de conocer y disfrutar del día a día en …