Ingenieros, docentes y jóvenes becarios proyectaron prototipo de aerogenerador eólico

 

El Grupo de Investigaciones Tecnológicas en  Energías  Renovables (GITER) de la Facultad de la Universidad Tecnológica Nacional, Regional Santa Cruz, ha desarrollado un prototipo de aerogenerador para zonas rurales. Es un equipo de trabajo conformado por ingenieros, docentes y jóvenes becarios de investigación.

Se trata de la primera fase de prueba de caracterización del prototipo, lo que sería una prueba piloto o de laboratorio.

“Teniendo en cuenta la problemática real de poblaciones aisladas de las ciudades, las cuales no cuentan con la posibilidad de acceso a redes eléctricas o no cuentan con los medios necesarios para recibir estas fuentes energéticas dentro de nuestro país y sobre todo en las regiones más aisladas de nuestra Patagonia, se ha desarrollado un proyecto de energía renovable con la esperanza que se convierta en el futuro en un producto comercializado, siendo de ayuda y utilidad al desarrollo de estas comunidades”.

Así lo explicó el licenciado Adolfo Samela, director del proyecto, y agregó que “nuestra intención, como grupo de energía renovable, es realizar estos desarrollos para ofrecer a la gente una energía no convencional, limpia, una energía que en el futuro y en el presente van a ser más que sustantivas”.

El plan de investigación y desarrollo se canalizó a través de la Secretaría de Ciencia, Tecnología y Posgrado de la Rectoría de la UTN (que evalúa y financia parcialmente estos proyectos) y de la Facultad Regional que, con aportes económicos y de investigadores, constituyó un grupo de profesionales que han llevado adelante y se ha podido llegar al primer prototipo de aerogenerador apto para estas regiones.

“En este momento estamos en la primera fase de prueba de caracterización del prototipo, lo que sería una prueba piloto o de laboratorio, y si todo acompaña lo llevaríamos a campo abierto con velocidades de viento muchos mayores donde se lo pondría a prueba en otras condicione más severas. Si pasa esta prueba, se realizaría un prototipo número dos, de características comerciales y con llegada  a las comunidades más aisladas”, aclaró Samela.

El equipo de investigación que ha trabajado de forma compacta lo integran 12 profesionales docentes-investigadores. Entre ellos está el ingeniero Osvaldo Szewczuk, sus colegas Carlos Tommasi, Pablo Bahamonde y Laura Ibarreta (becada por el CONICET).

También, la profesora Verónica Forchino y el ingeniero José María Gauna. Por otro lado, también integran el equipo los alumnos avanzados, becarios de investigación, Emmanuel Quiroga, Gianfranco Samela, Federico Díaz, Belén Miranda y Ezequiel Nieva, quienes  se han preparado a lo largo de todos estos años haciendo trabajo de equipo en investigaciones tecnológicas.

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Viedma: A punta de pistola le robaron el auto a una mujer y la dejaron atada

  El hecho sucedió este viernes alrededor de las 9 horas en Alsina 800, cerca …