Desestiman plan secreto de rociado atmosférico desde aviones por el espacio aéreo rionegrino

 

Gustavo Cócaro, coordinador del área de Responsabilidad Social y Medio Ambiente de la Aviación Civil Argentina, señaló que la insistencia en sembrar incertidumbre respecto de la posible existencia de un programa secreto de rociado atmosférico a gran escala, desde aviones a gran altura, podría estar distrayendo la atención de problemas reales como el cambio climático, con el incremento de la temperatura media de los mares y otras consecuencias.

Con esa y otras explicaciones, Cócaro respondió a inquietudes surgidas en la provincia de Río Negro por los vuelos dentro del espacio aéreo rionegrino que liberan estelas químicas presuntamente perjudiciales para la salud.

El especialista en aviación explicó que algunas personas en distintas partes del mundo defienden la hipótesis de la existencia de un programa secreto de rociado atmosférico a gran escala, que asegura que se están lanzando productos químicos peligrosos desde aviones que vuelan a gran altitud.

Agregó que esas personas han constituido sitios web que pretenden mostrar la evidencia que esa acción se está llevando a cabo en varias partes del mundo.

Consideró que una explicación posible radica en que el desarrollo de nuevas tecnologías aeronáuticas puedan estar ocasionando que las estelas de condensación persistan más de lo que solían hacerlo. Otra de las argumentaciones podría estar asociada al crecimiento en la producción industrial, provocando en algunas áreas una mayor deposición de aerosoles, es decir la suspensión de partículas diminutas de una sustancia líquida o sólida en un medio gaseoso, como el aire o cualquier otro gas.

Cócaro detalló que se denomina estela de condensación al rastro que deja un avión en vuelo dadas determinadas condiciones y que los trazos o estela de avión son áreas de condensación que se originan por detrás de los escapes de las turbinas formando nubes cirros artificiales. En el caso de los aviones jet esos trazos se pueden producir además en las punteras de las alas.

Además de otras explicaciones muy específicas, Cócaro describió que al estar en vuelo, las alas de las aeronaves producen en la parte superior una caída en la presión del aire y, por el contrario, en su parte inferior un aumento de la misma. A grandes altitudes, esta caída de presión provoca una disminución de la temperatura del aire, causando que se condense el vapor contenido en el mismo y se formen de ese modo las estelas.

A menores altitudes, ese fenómeno se conoce como ectoplasma y puede observarse en aviones de caza en situación de combate o en jets durante el despegue y el aterrizaje en zonas de muy baja presión atmosférica y, frecuentemente, en las aeronaves que poseen motores con turbofan. Las estelas a gran altitud se hacen más estables y duraderas debido a la estabilidad del aire.

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Murió policía en entrenamiento en el mar y playa de Bahía Creek, a 100 km de Viedma

  Un miembro de la Policía rionegrina que participaba en una práctica del Cuerpo de …