Ladrones, falsos empleados de Camuzzi, siguen procesados y bajo prisión preventiva en Viedma

 

El 23 de junio del año pasado, Martín Ezequiel Acosta, Lucas Ezequiel Giménez Pazos y Juan Servando Tapia ingresaron a una casa  ubicada cerca del centro de la ciudad de Viedma y golpearon al propietario (le apretaron el dedo anular de la mano derecha entre dos sujetos) y amordazaron la boca con ropa de un perro.

El lunes pasado, los jueces del Superior Tribunal de Justicia confirmaron el procesamiento y prisión preventiva de los violentos asaltantes por el delito de robo en poblado y en banda. Se hicieron pasar por empleados de la empresa Camuzzi.

Según requerimiento efectuado por un representante del Ministerio Público Fiscal, se atribuyó a Martín Ezequiel Acosta, Lucas Ezequiel Giménez Pazos y Juan Servando Tapia haber sido quienes, en la ciudad de Viedma, el 23 de junio de 2016 a las 11,15 aproximadamente, previo ejercer violencia sobre Mariano Domingo P., se apoderaron ilegítimamente de una notebook, un celular táctil, $1.000 en efectivo y otros elementos de valor.

Para cometer el hecho, los imputados se comunicaron en dos oportunidades, a las 8.40 y 11.15 aproximadamente, al teléfono fijo de la víctima, haciéndose pasar por empleados de la empresa de gas Camuzzi, presentándose inmediatamente después de la segunda comunicación en el domicilio de P.,  en la calle Roca al 600.

Previo a tocar el timbre, al abrir la puerta la víctima, dos de los imputados ingresaron a su vivienda, donde uno de ellos lo empujó cayendo sobre un sillón para inmediatamente ponerlo en una silla en el comedor y atarle los pies y las manos con una cinta, impidiéndole de ese modo su movilidad, luego de lo cual le exigieron la entrega de dinero, armas y una caja fuerte.

Ante su negativa, comenzaron “a golpearlo y apretarle el dedo anular de la mano derecha entre las dos personas. Seguidamente, uno de ellos lo lleva hasta la cocina con la silla, cubriéndole el rostro y amordazándole la boca con ropa del perro, comienzan a revolver toda la casa, momento en que ingresa una tercera persona, al tiempo que suena el timbre, dialogan nerviosamente entre ellos y pasados unos minutos, luego del desapoderamiento los imputados se retiran del domicilio de P., dejándolo atado hasta las 12.55 aproximadamente, cuando fue auxiliado por transeúntes que escucharon su pedido
de auxilio al lograr por sus propios medios trasladarse con la silla cerca de la puerta de entrada de la vivienda…”.

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Río Negro: Buscan 5 licenciados en Psicología y Trabajo Social, abogado y arquitecto

  La Secretaría de Seguridad y Justicia de Río Negro incorporará un asesor legal (abogado) …