Orígenes de los dichos “tiempo de Ñaupa, de María Castaña y Matusalem

 

Cuando se habla de tiempos pasados o antiguos no falta quien se refiera a ellos como “del tiempo de ñaupa”, aunque resulta difícil encontrar quien de con la verdadera procedencia u origen de la expresión.

Hay quienes sostienen que se trata de una voz “quechua” y que “ñaupa”  fue una persona  de mucha edad, mientras otros afirman que no es así y que el dicho se asocia con el “lunfardo”, ya que hay tangos que mencionan “el tiempo de ñaupa”.  Otros agregan sin embargo que existen frases o dichos que habitualmente escuchamos se las repite y forman parte del acervo popular, cultural y social sin preguntarnos de donde provienen.

Claro que son numerosas las expresiones de uso cotidiano, que se aplican para referirse a épocas muy antiguas o  viejas como, “en tiempos de Matusalen” o “de Maricastaña”, como “el año de la Pera” o “de la Polca”, entre otras utilizadas para dejar bien sentado que nos estamos refiriendo a tiempos pasados.

No faltan tampoco los que sostienen que la expresiòn católica “años de Matusalem” se documenta ya en la obra Don Quijote de Miguel de Cervantes, cuando pone en boca de Sancho Panza, quien en conversación con  el protagonista central de la obra dice; “Por Dios señor, la isla que yo no gobernase, con los años que tengo no la gobernarè con los años de Matusalem”.

Una frase parecida, similar a la señalada es la muy escuchada tambien en España “del tiempo de María Castaña o María Castiñeira”, conocida ya en el siglo XIV, precursora de las acciones de mujeres campesinas, pero que alcanzo notoriedad y fama cundo se revela heroicamente contra la omnipotencia feudal.

Retornando al vocablo “ñaupa”, nos encontramos en que  España no fue solo exportador de términos o vocablos, sino que también recibió préstamos linguísticos, principalmente de las lenguas precolombinas y quechua, incorporándose al idioma español y enriqueciéndolo.

Esos préstamos se denominan “quechuismos” y la gran parte son sustantivos que se vinculan con términos relacionados con la agricultura, por caso nombres de animales, plantas y productos del campo. Las expresiones a las que nos referimos son de origen “quechua” que han sobrevivido por mas de 500 años y se expresan “del año de ñaupa”, “del tiempo de ñaupa” o “en el tiempo de ñaupa” y en todos los casos aparece el término “quechua” “ñawpa” que significa “antiguo”.

En nuestro país es una expresión que si bien últimamente ha decrecido, se usa todavía, especialmente por los inmigrantes italianos y españoles que la aprendieron a poco de arribar a América para referirse a algo  considerado anticuado o muy antiguo.

No obstante, estudiosos de los idiomas y modismos, sostienen que en el caso de los inmigrantes españoles preferían seguir diciendo “del tiempo de Marìcastaña” expresión coloquial, hoy también menos usada conservándose especialmente en ámbitos familiares o por parte de gente muy mayor.

De acuerdo a lo que sostienen especialistas en lingüística, el sentido o intención de las expresiones mencionadas, están bien documentadas, tanto en España como en América y generalmente  se busca con ellas designar a tiempos muy antiguos. Por lo tanto, quien invoca esos términos quiere expresar que se refiere a algo muy atrás en el tiempo, tanto, que debe ubicarse más allá de los abuelos o bisabuelos, o que no se puede precisar el año o época a la que hace mención.

Tampoco son estos los únicos términos o expresiones utilizados para hacer referencia a algo que es muy antiguo, ya que con ese propósito en España, Sudamérica, en el Centro y Norteamerica Hispana, se utiliza también con el mismo propósito; “del tiempo de la pera” o “del año de la Pera”. En este caso el origen es la región de Cataluña donde al parecer existió entre (1582 y 1635) un bandolero famoso cuyo nombre era “PerotRoncaguinarda) a quien apodaban “Perot lo lladre” o “Perot el ladron” o simplemente “La Pera”.

Existen otras expresiones que se utilizan con el mismo propósito que las ya señaladas, con origen también en España aunque se las ubica en tiempos más cercanos.  Figuran entre ellas, “del años de la polca” y se asegura que fue en 1844 cuando el ritmo de la polca se difundió en Praga y se extendió a toda Europa,  “del año de la Nana” o “Enana”, que se origina en 1634 en la región de La Mancha, donde una mala cosecha obligó a una joven enana a salir a cantar coplas a manera de juglar y dejo un recuerdo imborrable por generaciones.

Otros acontecimientos dejaron en la memoria de pobladores de diversas zonas de España, hechos y acontecimiento que generaron situaciones que perduran en la memoria de los habitantes y se las utiliza como referencia. Entre ellas permanecen entonces, “de los tiempos del cólera”,  “del año del catapún”, “del año en que reinó Carolo”, y muchos otros hechos que son utilizados asimismo para señalar del tiempo que son, del que se habla, o al que se hace referencia.

Texto: Eduardo Reyes, escritor de Viedma

Las Grutas  — Rio Negro

 

 

 

About Raúl Díaz

Check Also

Misterioso cráter gigantesco en la Meseta de Somuncurá, Río Negro y Chubut

La gran Meseta de Somuncurá (como alguien dijera: un secreto de remotas edades en acecho) …