¿Por qué atraen las noticias negativas? “Cuanta más sangre, más trágica es la situación”

 

Ya no es secreto que, cuanta más sangre corre, más trágica es la situación y más detalles se exhiben, mayor es la probabilidad de venta. En las salas de redacción se sabe que una historia sobre un crimen venderá más ejemplares del diario que el nacimiento de quintillizos.

Los tiempos cambian y, si bien el papel es reemplazado por los portales de noticias, el objetivo se desplaza. El desafío ya no consiste en vender ejemplares sino en que la cantidad de lectores que hacen clic en la noticia y la consuman se multiplique exponencialmente. Para quienes escribimos el objetivo es el mismo, lograr que “nos lean”.

Captar la atención del lector y que permanezca en el portal es el desvelo de las empresas informativas, por lo tanto, comprender qué impulsa a elegir una noticia por sobre otra y conocer por qué las noticias negativas siguen seduciendo a gran parte de la sociedad equivale a tener la fórmula de la bebida cola.

Estudios revelan que la tendencia de las personas a centrase en las noticias negativas demuestra un elemento de la cognición humana y es que la atención “se posa” sobre los estímulos negativos en muchas temáticas. Si bien se cree que es una predilección de quienes tienen más años, los sesgos atencionales hacia lo negativo comienzan a evidenciarse en los primeros años de vida y persisten durante la edad adulta.

Queda demostrado que elegir ciertas noticias o leer los avisos fúnebres no es “cosa de viejos” sino que hay toda una cuestión cerebral. La información con contenido negativo activa automáticamente las respuestas a las distintas amenazas, por ende saber los posibles resultados negativos posibilita anticipar, planificar y evitar experiencias potencialmente dolorosas o dañinas.

Se comprueba que la noticias y la información negativa “se adhiere” al cerebro y este tipo de contenido prevalece por sobre lo positivo durante el aprendizaje, al formarse una opinión sobre los otros y al momento de tomar decisiones.

Los contenidos negativos en Internet son una fuente de seducción, investigaciones revelan que hay mayor participación de usuarios. Una noticia con cierto morbo logra velocidad, viralidad, muchas reacciones como “me gusta”, además hay un impacto a nivel fisiológico que hace que lo negativo sea recordado con mayor facilidad y durante mayor cantidad de tiempo.

La gran pregunta es si a partir de los resultados de estas investigaciones no estaremos condenándonos a vivir en ambientes negativos y en el que los temas predominantes tengan como protagonista lo triste, lo morboso y lo sombrío, puesto que, si el cerebro retiene y además pasan a ser contenido obligado en las interacciones y conversaciones, el círculo se amplía cada vez más.

Alcanza con que en un titular haya una palabra negativa, especialmente en política y economía, para ir como moscas a la miel, es decir que hay una tendencia a consumir malas noticias y en dichas temáticas, pero lo más llamativo es que la exposición a esas noticias puede contribuir al conflicto entre grupos y a la polarización política. Una vez más afirmo que la palabra nunca es neutra, en definitiva, dime lo que lees y te diré cómo funciona tu cerebro.

Texto: Guillermina Rizzo, La Nueva, Bahía Blanca

About Raúl Díaz

Check Also

Río Negro: Un joven individuo pasará 16 años en cárcel por homicidio y otros hechos

  Matías Matamala Escobar, de Choele Choel, fue condenado a 16 años de prisión por …