La leyenda que acerca al Nahuelito de Río Negro, a Nessie del lago Ness, de Escocia

Según las narraciones sobre este tema, en el Nahuel Huapi, en Bariloche, habita Nahuelito, una enorme criatura que sale del agua por las noche para alimentarse de carne de vaca, ya que es carnívoro.

Para muchos, este animalito vive en el lago desde antes de la conquista de América y si bien nadie lo ha visto de cuerpo entero, muchos sostienen que se han visto sus pisadas cerca del lago, y que son como las de un  pato, pero mucho más grandes, claro.

Al conocerse la noticia de la posible existencia de Nahuelito, de inmediato se lo relacionó con otra leyenda, la del Lago Ness de Escocia donde se asegura se ha visto a un ser parecido o similar que allí lo han bautizado Nessie al que vincularon con criaturas que existieron hace millones de años, como los “plesiosaurios”

Obviamente, por los años 90 la “dinomanìa” alentó el interés por estas criaturas que de pronto habían cobrado vida por el estreno del filme “Jurassic Park” y la publicación de revistas sobre dinosaurios, ya que estos sumaron nuevas leyendas.

A raíz entonces de estas historias sobre “plesiosaurios”, aparecieron las narraciones sobre “el Yeti” de las nieves, “el Chupacabras”, “Pie Grande” entre otros, no menos  famosos y sobre quienes opinan los estudiosos de estos temas, que afirman que “es más difícil refutar y más fácil de creer en la existencia de un animal que se esconde en las aguas, que uno que deambula por la tierra.”

Para afirmar lo expresado nos basamos en las investigaciones realizadas por los componentes de la llamada “pseudociencia o criptozoologìa”.

No  obstante, es importante destacar que por los años 20 se organizó en la Patagonia una expedición con el propósito de cazar el supuesto monstruo, que contó incluso hasta con “sponsors” a efectos de filmar un documental.

Por otra parte, es conveniente aclarar que antes de iniciar la expedición que en 1922 encabezó Clemente Onelli se consideraba que Nahuelito era una copia de Nessie, pero hubo sorpresas al comprobarse que los  mitos nacieron cada uno por su lado y la expedición por Nahuelito, fue anterior al boon de Nessie en la década del 30, tan fuerte  resulto el impacto de la expedición de Onelli, que hasta despertó el espíritu creador de músicos y poetas, que hasta escribieron varios tangos sobre el tema.

Existen registros al respecto y se asegura que hubo gestiones para que esos tangos sean grabados por la Orquesta Sciammarella Tango, que era integrado por mujeres de distintas nacionalidades.

Se asegura que el grupo trabajaba en un intento de recuperar y grabar obras olvidadas, inéditas o que incluyeran letras diferentes a las temáticas más conocidas o difundidas.

Si bien poco se sabe sobre estos tangos, se conoce sin embargo que uno llevaba el nombre de “Plesiosaurio” y al parecer  esta contado desde el concepto del “monstruo” que en su canto dice: “Dejemen solo aquí, gozando en la soledad de este lago, ¿Qué es lo que haréis con sacarme si es en vano llevarme vivo de este lugar?

Uno de los mitos de nuestro país conocidos en el mundo es precisamente lo que se conoce en el exterior como “el monstruo del Lago Nahuel Huapi de Bariloche, Río Negro.

La leyenda de Nahuelito tiene numerosas similitudes con el conocido Nessie del Lago Ness, cuyo avistamiento se denunció en el año 565 en Escocia y del que se dice tiene características  similares a las de nuestro Nahuelito, cuya presencia surge por relatos de pueblos originarios de la Patagonia.

Existen por lo tanto factores coincidentes entre ambos “monstruos”, y no son pocas las personas tampoco, que han asociado referencias de antiguas leyendas y relatos locales.

Así entonces como a Nahuelito lo han perseguido hasta con naves de la armada, o en expediciones organizadas como la de Clemente Onelli o comentarios de vecinos que  vieron algo como un pez grande, en Escocia se habla de unos míticos caballos acuáticos llamados “kelpies”, que se dice habitarían las profundidades del lago Ness y existen numerosos testimonios que han visto al Nessie desplazarse desde 1868, aunque no existe en ninguno de los casos, testimonios definitivos sobre sus existencias y como definirlos o clasificarlos.

Texto: Eduardo Reyes, escritor de Viedma

Las Grutas  —  Rio Negro

Foto ilustrativa

 

 

About Raúl Díaz

Check Also

Cesó agencia periodística de Viedma. Palabras de su director, Omar Nelson Livigni

  En mi condición de propietario y director de la Agencia Periodística Patagónica (APP) cumplo …