Las andanzas de la tropilla fantasma. Otra llamativa historia rionegrina

 

En entregas anteriores me he referido a fantasmas que, según se ha comentado o atestiguado,  se han visualizado en distintos animales, en varios lugares y circunstancias. De acuerdo a datos obtenidos al respecto, estamos en condiciones de sostener que las apariciones de fantasmas de animales se producen casi con la misma frecuencia que los espectros humanos.

Los mismos datos o comentarios ratifican asimismo que entre las más frecuentes apariciones figuran perros y gatos, que durante su vida han sido protagonistas de hechos o acontecimientos destacados, muy valorizados por sus propietarios.

Debo destacar, por otra parte, que mientras buscaba testimonios, historias o leyendas sobre fantasmas de animales, me encontré con “el Caballo del Diablo” sobre el que relaté parte de sus andanzas y ahora, en el mismo sentido recibí información sobre la existencia de una “tropìlla fantasma“, integrada por caballos de un mismo pelo todos negros, que según testigos se la observó entre las estepas de Tierra del Fuego hasta la región cordillerana de Neuquén.

De acuerdo a los relatos de pobladores patagónicos, la tropilla galopaba por las noches extensas distancias y visitaba lugares donde se habían programado señaladas o se congregaba el paisanaje en fogones, con fines laborales o festivos.

Siempre, a estar por las historias conocidas, el paisanaje escuchaba el tropel de la caballada que no siempre dejaban huellas de su paso, pero que definen como soberbios e incansables animales negros, de colas muy largas y capaces de recorrer muchos kilómetros en una sola  noche.

Quiénes se refieren a estos animales arriesgan la opinión que corren en forma desesperada, en búsqueda de sus antiguos dueños aborígenes y afirman haber escuchado el galope  de la tropilla en la zona de Pilcaniyeu, Comallo y Aguada de Guerra en una misma noche. 

No obstante, como siempre, existen otras y dispares opiniones sobre un mismo tema, no faltan quienes aseguran que nadie ha logrado ver la fantasmal tropilla y tampoco son demasiado numerosos los que han podido escuchar el galopar.

Y porque no  iba a aparecer otra historia o versión sobre la tropilla fantasma. En este caso, la hizo conocer el escritor Marcelo Valerio en el portal ChoiqueNet, quien afirma que  la reveló una anciana de Mamuel Choique, quien aseguró conocer la verdad sobre los difundidos galopes de la tropilla y al respecto le manifestó  que el fenómeno suele escucharse en la soledad de las noches de invierno cuando el silencio se hace dueño de la escena.

Pero puso como argumento algo difícil de creer o aceptar, ya que sostuvo que se trataba del latido de los corazones de quienes durante mucho tiempo han guardado amores prohibidos y ya no resisten ms, por lo tanto se escapan de los cuerpos para visitarlos. La anciana agregó asimismo al respecto que el latir de aquellos corazones era tan intenso que en el silencio tan profundo de las noches,  lo confundían con el galopar desenfrenado y misterioso de una tropilla.

Quien aporta el extraño relato sostuvo asimismo que la mujer insistió en adjudicar el fenómeno a la gran cantidad de corazones que no logran conseguir el amor que pretenden y en las noches de soledad tratan de sujetarlo para que no escape de su pecho.

Los años pasaron y la leyenda de la tropilla fantasma perduró o se mantuvo con las variantes que el tiempo va imponiendo, por lo que no es extraño entonces que en noches invernales, cuando el silencio se torna abrumador, alguien en soledad se siente invadido por los recuerdos de un amor que no resulto posible, por lo tanto percibe que su corazón galopa como en un intento de escapar de su pecho para acudir en procura de aquel imposible y lo perturba de tal manera, que le hace escuchar el galopar desenfrenado de la imaginaria caballada.

Lo cierto es que realidad o producto del imaginario colectivo, la historia o leyenda perdura en el tiempo y principalmente anida en quienes sufren por un mal de amores en soledad, que no es una buena aliada para olvidarlo, todo lo contrario se convierte en cómplice del torturador e inolvidable recuerdo que lo persigue en forma despiadada.

Motivo por el cual no deja de aparecer en su pensamiento la “tropilla fantasma” que le hará escuchar su  galopar desenfrenado y sin destino fijo.

Texto: Eduardo Reyes

12-04-2022

Las Grutas – Río Negro

 

Foto ilustrativa 

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Buenos Aires insiste en tomar agua del río Negro y acordar el cupo correspondiente

La Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires mostró su apoyo al proyecto de …