Volvió a trabajar en Viedma mujer plomera, electricista, soldadora y albañil

Poco más de tres meses le llevó a Débora Almonacid recuperarse de un accidente doméstico, que le impide caminar normalmente, aunque no trabajar como antes. Es que la fractura de un tobillo la obligó a realizar un intenso reposo y también consumió casi todos sus ahorros económicos. “Si no trabajo, día a día, es muy difícil mantener mi casa, por esos estos meses fueron muy duros: no poder trabajar”.

Tiene un tiempo más para recuperarse bajo tratamiento kinesiológico, pero no significa dejar de lado varios oficios que lleva a cabo desde  hace muchos años. “Ya tengo muchos pedidos de trabajos, pero voy a ir despacito”, aclara Almonacid, quien se moviliza en una motocicleta de baja cilindrada.

Para este fin de semana extra largo tomó varios compromisos laborales y no piensa evitarlos, al contrario cumplirá con todos, como siempre.

El 19 de julio del año pasado, masrionegro publicó la siguiente nota, que tuvo amplia repercusión en la región-

Es poco habitual, por lo menos en Viedma, que una mujer sea plomera, electricista, soldadora, gasista y hasta albañil. Todos esos oficios los realiza Débora Almonacid los días de semana, incluso sábados, domingos y feriados porque dice que tiene muchos compromisos laborales y le encanta las actividades que despliega.

Desde hace 20 años desarrolla distintas tareas que, por lo visto, las hace con profesionalismo y suma prolijidad.

Débora recuerda con suma alegría a la persona que la encaminó a efectuar los oficios y resalta que ello le permite, desde hace dos décadas, trabajar en lo que más le gusta.

Almonacid no tiene perfil mediático ya que no quiso que le tomaran directas fotografías.

Ella se moviliza en una motocicleta de baja cilindrada y, según reitera en su conversación, atiende a clientes que viven en distintos barrios de Viedma, aún los más alejados del centro de la ciudad.

Finalmente, insiste en la necesidad de trabajar mucho y cumplir los compromisos asumidos.

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Luis Beltrán (Valle Medio): el huevo frito del Beco, el piche de Pelufo y el vino del Gaucho Pobre

  Tuve suerte, en otro tiempo, de conocer y disfrutar del día a día en …