Adios a la cocinerita de Blancaflor. “Ya no se verá más en los paquetes. ¡Que tristeza!”

 

Por alguna razón seguramente de marquetin o económica, la empresa Molinos decidió hacer “un cambio de imagen” en la harina Blancaflor, uno de sus productos emblemáticos.

“Quitó a la cocinera negra, con camisa blanca y delantal rojo, que acompañaba a la marca desde su nacimiento y la reemplazó por un nuevo diseño; en el logo quedó dentro de un palo de amasar y por una foto de dos manos de dos manos trabajando una masa dentro de un bol”.

El nuevo envase dice bien la fecha: “Desde 1956 – Harina Leudante La original”.

Este cambio ha provocado una gran repercusión –generalmente negativa- en las redes sociales y yo me uno a los que protestan.

No es lo mismo. Mi mamá me mandaba a comprar la Blancaflor y yo la reconocía por el color azul de su paquete y por la simpática cocinerita negra que sin duda era una gran repostera, con reminiscencias coloniales.

Se dirá que todos las cosas cambian y es cierto si damos crédito a Violeta Parra, pero no así tan de golpe.

Esa genial creación publicitaria como la de Glostora, la del pajarito de la leche Nido, la del vino Arizu y tantas otras son parte de nuestra infancia y de nuestra juventud. La “negrita” se había salvado hasta el día de hoy. ¿Por qué –pregunto- cambiaron el logo?  ¿Qué razón movió a los directivos y publicitarios para cometer semejante felonía?

No me gusta para nada lo que hicieron. Yo de mi parte cuando vaya a comprar una harina leudante estaré muy desorientado. ¿Dónde está la Negrita de mi infancia? Las tortas y los dulces ya tendrán otro sabor porque falta ella. Y me sentiré desolado porque ya no me estará esperando en las estanterías de los comercios.

Señores de Molinos, recapaciten, no me roben parte de infancia y juventud. Repongan a la Negrita con su camisa, su delantal rojo, su moñito blanco, su gorro de cocinera, su arito, sus guantes blancos, su pícara sonrisa y su mano habilidosa e invitadora dándonos la bienvenida.

Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Río Negro: La temible bandolera inglesa. Puntería infalible, metía miedo con su presencia

Si León Gieco hubiera conocido la historia de Elena Greengill, la temible “bandolera inglesa”, seguramente …