Nombres curiosos, Río Negro: Cervantes, Cajón de Ginebra Grande y Chico, “Qué tres giles”

 

La toponimia tiene nombres por demás curiosos donde cada uno contiene una o varias leyendas que lo explican.

La ciudad de Salsipuedes está ubicada en las sierras de Córdoba, en el Departamento Colón y forma parte del conglomerado urbano de la Gran Córdoba.

La leyenda –si no somos refutadores al decir de Alejandro Dolina- cuenta que se llama así “porque un originario, de la región comechingón secuestró a la esposa de otro. En su intento,  de huir ambos hombres se trabaron en lucha venciendo al secuestrador, y arrojando a su derrotado a las aguas del río. En señal de satisfacción le gritaba al infortunado: “Sal, si puedes”.

Más curiosos y conocidos son los nombres de dos parajes de la provincia de Chubut: “Cajón de Ginebra Grande” y Cajón de Ginebra Chico”. Ambos quedan sobre la ruta nacional 25 a unos siete kilómetros uno de otro. Según ese detalle, común a las numerosas leyendas en torno a los nombres, todo comenzó con las primeras travesías entre el valle de Chubut y la cordillera, donde un cajón de ginebra cayó o fue abandonado en el lugar. “A partir de entonces –se cuenta- se comenzó a tomar como referencia. Pareciera ser que pasado el tiempo la historia se repitió, pero con un cajón cuyos envases eran de mayor tamaño”. Desde entonces se comenzaron a nombrar de esa forma.

Con respecto a la localidad santafesina de Venado Tuerto, la leyenda más difundida dice que “por los parajes de la Laguna del Hinojo donde existió un fuerte militar solía pastar un venadito al que le faltaba un ojo perdido en un ataque sufrido ante los indígenas. Desde entonces, cada vez que se aparecía en el fortín, era aviso de la proximidad de otro ataque, hecho que permitía a los soldados refugiarse y defenderse.

En épocas de sequía, conducía a las tropas por buenos pastos y agua. Lo que le valió el reconocimiento de aquellos hombres. Durante una cacería ocurre que matan al venado y en recompensa bautizaron la laguna de ese lugar como Venado Tuerto. Es así como en el año 1880, el fundador de la ciudad Eduardo Casey, en un paseo por sus tierras se encontró con dicha laguna, allí fue donde le narraron esta historia y decidió bautizar un pueblo con ese nombre”.

En nuestra provincia de Río Negro, en cercanías de General Roca, se encuentra la localidad de Cervantes. Y sí, lleva ese nombre en homenaje a don Miguel de Cervantes Saavedra, el autor del Quijote, debido a que el escritor español Vicente Blasco Ibáñez (el autor entre otras obras de “Sangre y arena”) con un grupo de valencianos intenta fundar una colonia agrícola y que decide bautizar con el apellido del glorioso “Manco de Lepanto”. 

Para poner la frutilla del postre cerraremos esta breve e incompleta nota con una apostilla graciosa sobre el topónimo rionegrino de Quetrequile, paraje ubicado en la Región Sur de nuestra provincia.

“Por lo jocoso –acota el rionegrino Dr. Rodolfo Casamiquela- el asunto me hace recordar de un cuento de la infancia, siempre en relación al topónimo Quetrequile: se habría tratado de cuatro italianos que vivían en el sitio, de los cuales uno regresó a su patria y los otros tres continuaron penando en la Patagonia. A lo que aquel comentaba, burlonamente: “¡Qué tre quile!, o sea “¡Qué tres giles!”. Sin comentarios.

 

Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Concurso externo en Justicia de Río Negro: asistente social en fuero de Familia de Cipolletti

  El Poder Judicial de Río Negro habilita la inscripción para el concurso externo de …