Inicio Destacados En el año 1902, Artémides Zatti cuidó la salud de Ceferino Namuncurá. Historia de esperanza

En el año 1902, Artémides Zatti cuidó la salud de Ceferino Namuncurá. Historia de esperanza

Entre algunas de las escenas destacadas del cortometraje “Zatti, hermano nuestro” se encuentra donde él recuerda su tiempo de convalecencia en ese mismo hospital 40 años antes. Ese período lo dedica además a ser ayudante del padre Evasio Garrone, considerado el médico y primer director del Hospital San José.

Garrone lo toma bajo su cuidado cuando llegó, el 4 de marzo de 1902, y luego le pedirá que cuide a Ceferino Namuncurá, que arribó al año siguiente.

El deterioro de la salud de Ceferino complica, a principios de 1902, su futuro como salesiano: había contraído tuberculosis. Es entonces cuando se decide trasladarlo a Viedma, con la esperanza que el aire de campo le ayude a restablecerse.

Mientras tanto, Artémides atendió en Bernal al padre Ernesto Giuliani, salesiano que murió de tuberculosis el 4 de enero de 1902. Por haber contraído la enfermedad, Zatti viajó el 4 de marzo de 1902 a la ciudad de Viedma para curarse. Allí le hizo una promesa a la Virgen María: si se curaba, se consagraría al cuidado de los enfermos en el Hospital San José de Viedma.

Mirando ambas historias a la vez, vemos el entretejido que Dios dispuso para que se encontraran.

El 13 de noviembre es la fiesta del beato Artémides Zatti.

En un año marcado por la atención a la salud y a los más sufrientes, compartieron desde el Boletín  Salesianode Argentina algunas pistas y claves para ampliar la reflexión y el conocimiento sobre la vida y obra de este enfermero y religioso salesiano a través de su cortometraje “Zatti, hermano nuestro”.

Hoy los profesionales de la salud son más importantes que nunca.

¿Sabías que en la Patagonia argentina, uno de ellos alcanzó la santidad?

Es Artémides Zatti, religioso y enfermero salesiano, que dedicó su vida al servicio de los pobres y enfermos de la zona de Viedma, conduciendo uno de los primeros hospitales de la Patagonia.

En un año marcado por la atención a los más sufrientes, te compartimos algunas claves para ampliar la reflexión y el conocimiento sobre su vida y obra a través de su cortometraje, “Zatti, hermano nuestro”.

→ Descargá la propuesta de actividad: http://bit.ly/zattiesencial

→ Mirá el cortometraje: https://youtu.be/qXWYBTRcNM8

Artémides Zatti nació en Boretto (Regio Emilia, Italia) el 12 de octubre de 1880. Su familia, empujada por la pobreza, emigró a la Argentina en 1897 y se estableció en Bahía Blanca.

A los 20 años ingresó como seminarista salesiano en Bernal, Buenos Aires. Allí le fue confiado el cuidado de un joven sacerdote tuberculoso. Artémides contrajo también la enfermedad.

En 1902 fue enviado al hospital de San José, en Viedma, donde fue acompañado por el salesiano y médico Evasio Garrone. Junto a él, pide y obtiene de María Auxiliadora la gracia de la curación, con la promesa de dedicar toda su vida al cuidado de los enfermos.

En 1908 ingresa en la Congregación Salesiana como hermano coadjutor. Comienza a ocuparse de la farmacia anexa al hospital, la única del pueblo. Tras la muerte de Garrone en 1911, queda a cargo del hospital.

Allí creció su santidad. Don Zatti dedicará cuarenta años de vida consagrada al servicio de los enfermos de la zona de Viedma y Carmen de Patagones, especialmente los más pobres. Murió el 15 de marzo de 1951.

Zatti amó a sus enfermos de manera conmovedora. Veía en ellos a Jesús mismo. Fiel al espíritu de Don Bosco, desarrolló una actividad incansable. Pero sobre todo fue un hombre de Dios. Uno de los médicos del hospital dijo: “Creo en Dios desde que conozco a Zatti”.

Fue beatificado en 2002.

 

Texto y fotos: Boletín Salesiano de Argentina

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

En Viedma crearían División Aeronáutica de Prefectura ante emergencias de barcos en el mar

  En la sede de la Región Sur de la Prefectura Naval Argentina, en Viedma, …