Inicio Destacados Más boleado que gaucho en la ciudad. “El habla está llena de disparates y de anglicismos”

Más boleado que gaucho en la ciudad. “El habla está llena de disparates y de anglicismos”

 

Toda mi vida de escritor ha estado signada por tratar de usar un castellano castizo y hablar medianamente correcto. Eso requiere mucho trabajo y mucho estudio. Y sin ser un escriba del Siglo de Oro, por supuesto.

Pero en estos tiempos pos modernos el habla de los argentinos (mucho se ha escrito sobre esto) está llena de disparates y de anglicismos, cuando nuestro maravilloso idioma tiene para eso las palabras justas.

Por ejemplo, esta mañana para desayunar tuve que pedir el mismo a un DELIVERY de comercio ONLINE. Y ya me complicó la mañana, entonces para atender un WHATSAPP me obligué a realizar un COFFEE BREAK que se demoró un rato más porque me puse a mirar el FACEBOOK y contestar un MAIL al cual yo, de puro atrevido, lo llamo ISMAEL.

Para mi asombro, en aumento tuve que abrir en mi NOTEBOOK mI cuenta de HOME BANKING y allí me enteré del CLEARING y otras yerbas parecidas donde lo único que entendí cuando me lo explicaron y que me gustó, fue la palabra “numerario” en vez de MONEY, lo que yo no tenía, o sea pesos.

En los medios de noticias me asombré al saber que había varias FAKE NEWS y me quedé mudo. No quise ni siquiera hablar en OFF (Yo creía que era la marca de un repelente de mosquitos).

Cuando salgo a transitar por las veredas, sin olvidarme la TABLET, miro asombrado palabras que no entiendo: FOR SALE, FAST FOOD y si me sacara una SELFIE saldría con una cara de asombro que ni les cuento.

Veo en un edificio un cartel que anuncia BRAINSTORMING y quedo más perdido que en la comarca de Babia. Y lo que tengo que hacer queda en STANDBY, dejando para más adelante enviar un NEWSLETTER.

Y yo que me creía un NUMBER ONE, me di cuenta que soy un nabo.  A esa altura como el hambre me acuciaba vi un cartel que decía: Se venden HOT DOGS y me dijo el prolijo vendedor que eran “perritos calientes” y ahí sí mi sorpresa fue mayor: Yo creía que era salchicha entre partes de pan con condimentos. De perro, tal vez la carne, pero no dije nada. A ver si me da un CROSS a la mandíbula, antes que me cruce con un grupo de RUNNING que me dejaron casi sin aliento.

Estaba tan desconcertado que al cruzar la calle no vi un MOTORHOME  que casi me lleva por delante.

Mientras seguían mi camino dos peatones hablaban de la ventaja de los CHECK-INS de desempeño y ahí sí que me quedé más turbado todavía.

Ya al borde de la desesperación, voces altisonantes me empezaron a gritar: BACK UP, PLAY, DVD, BOOM, CASTING, STAF, CEO, STANDBY, NEWSLETTER, BLOG, TIP, POST…

Y yo, más antiguo que un dinosaurio les respondía: CANEJO, AMALAYA, AHIJUNA, PO, VELAY.

El lema de Real Academia Española de Lengua glosa que “LIMPIA, FIJA Y DA ESPLENDOR”. En estos tiempos globalizados donde todo es un enorme cambalache como en el tango discepoliano y ante la proliferación de voces extranjeras ¿Será tan así?

Solía decir José Luis Barcia citando a Goethe “creo que en la cultura no hay buenas o malas influencias sino buenas o malas naturalezas digestivas. Y nuestra posición es un buen buche de avestruz, que digiere lo que traga y lo hace propio”.

Mejor digo EXIT y le doy salida a esta nota disparatada pero para pensar, omitiendo, porque no me gusta agregar como colofón un BONUS TRACK.

Y porque soy argentino me despido con CHAU o el italiano ADÍO, dejando a Victorio tranquilo.

 

Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Es viudo, padre de dos hijos y sacerdote. La ordenación se realizó en Neuquén

Marcelo Reynoso, 56 años, recibió el sábado la ordenación sacerdotal de parte del obispo de …