Inicio Destacados La cabeza barbada de la Meseta de Somuncurá. Otro misterio rionegrino

La cabeza barbada de la Meseta de Somuncurá. Otro misterio rionegrino

¿Qué misterio no guardan nuestros pueblos ancestrales en la extensa región de la Meseta de Somuncurá? ¿Es Elemgassel el autor de los petroglifos y de las pinturas rupestres? ¿Quiénes fueron esos anónimos artistas que hace miles de años dejaron para la posteridad esculpida parte de su cultura y de su cosmovisión?

¿Quién sabe los misterios de los pozos que respiran? ¿A qué recónditas y remotas claves conduce la puerta de piedra cercana a Telsen? ¿Por qué el cerro Corona se enoja cuando algún timorato lo quiere subir sin pedirle permiso?

¿Por qué la tropilla invisible del Señor de las Aguas en la laguna Azul conserva el paso del forastero? ¿Qué anotaba Curín en su famosa liberta de tapas negras? ¿Es la Gotera una verdadera pila bautismal cayendo con su hilo de agua de la altura de las oquedades superiores? ¿Qué misterio no encierra la azulada mesada de Somuncurá? ¿Dónde está la piedra pitonisa o que suena como su topónimo lo alude?

¿Hay marsupiales en su ámbito? ¿Dónde va el rastro de la piedra rodadora temible y maléfica? ¿Quiénes la habitaron hace 12.000 años? ¿Qué pueblos la recorrieron conociendo cada pasto y cada roca? ¿Por qué hay en ella piedras grandes y que de tan livianas no pesan casi nada? ¿Es un gran reservorio de agua dulce, un rico manantial para los sedientos del cuerpo y del espíritu? ¿Qué raro mensaje transmite su silencio en las noches donde las estrellas casi se pueden tocar con las manos?

La meseta dijo alguien es un “remoto llamado de antiguas claves al acecho”. “Un horizonte en movimiento”. “La proa de la Patagonia”.

Y ahora la gran pregunta: ¿Quién fue el consumado artista que en la ladera de un cerro talló la misteriosa cabeza barbada?

LA CABEZA BARBADA: ¿Qué mensaje milenario/ no guardas/ hermosamente tallada/ muda y callada/ desde la roca inmóvil y milenaria? ¿En qué tiempo de los tiempos te tallaron mimetizada/ para que mires el mañana de los mañanas/ de los hombres? ¿Qué mensaje primordial/ guardas/ y atesoras sin respuestas ni distancias? ¿Qué manos sabias/ dejaron la impronta/ de tu cara/ como una esfinge sagrada/ ahíta de quietudes y añoranzas? ¿Fue acaso Elemgassel que todo lo convierte en piedra y allí te dejó estampada? Que tu misterio supere las jornadas y tu sueño descanse sin que nadie profane tu morada.

Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Defensa de Nación desclasificó por primera vez documentos de OVNIs en el país. “Caso Bariloche”

  Por primera vez en la historia, el Ministerio de Defensa de la Nación desclasificó documentos relacionados …