Inicio Destacados Misterios de la Comarca Viedma- Carmen de Patagones: Submarinos alemanes

Misterios de la Comarca Viedma- Carmen de Patagones: Submarinos alemanes

La fuga de Alemania de decenas de submarinos tras la Segunda Guerra Mundial, con destino incierto, sumó argumentos a lo largo de la historia para pensar seriamente en la posibilidad de que varios navíos del Tercer Reich hayan navegado en dirección a la Patagonia. Seis de las naves que presuntamente ocultaban a jerarcas nazis habrían viajado hacia el sur de la Argentina, dos de las cuales se rindieron en cercanías de Mar del Plata. La desaparición del resto, sumada a las dudas sobre el paradero de Hitler, inspiró las más diversas teorías. Algunas sostienen que en uno de esos navíos viajaba el führer con el oro acumulado por su régimen.

La historia sobre la muerte de Hitler comenzó a escribirse a las 15.20 del lunes 30 de abril de 1945, pero aún está rodeada de un halo de misterio. Las preguntas sobre su desaparición estaban planteadas desde el origen mismo de la noticia: “Hitler muerto en la cancillería, dicen los nazis”, titulaba con tono dubitativo el “New York Times” al conocerse el episodio.

La versión oficial, luego desmentida, dio cuenta de que el führer le habría disparado a su mujer, Eva Braun, para luego descerrajarse un tiro mortal. Ambos cadáveres, según esta versión, fueron rociados con nafta e incendiados. Sin embargo, la duda persiste hasta nuestros días. “No hay ningún elemento que indique que Hitler haya muerto, asevera Carlos Di Nápoli, autor junto con Juan Salinas del libro “Ultramar Sur”. Sólo se encontró un cadáver semiquemado y no era de él”. Negando toda posibilidad de veracidad a su muerte, estas teorías sostienen que el führer habría pergeñado otro plan frente al acoso de las tropas aliadas: fugarse al Sur de la tierra, a la Patagonia.

Quienes abonan este relato dan cuenta de que veinte sumergibles habrían escapado de Alemania con rumbo a las costas de Noruega y de ahí, seis con rumbo a la Argentina. El dato fue tomando verosimilitud cuando, más de tres meses después de la rendición alemana, los diarios de todo el mundo publicaron las fotos en blanco y negro de dos submarinos nazis que, tras hundir cuatro barcos, llegaron para rendirse en la costa de Mar del Plata. No es descabellado, por lo tanto, que durante el año 1945 un gran número de oficiales alemanes haya desembarcado en nuestro país.

El FBI, a través de un paquete de 731 documentos liberados hace pocos años, ofreció algunas pruebas sobre la existencia de tales acontecimientos en los días subsiguientes a la terminación de la Segunda Guerra. Es más, durante mucho tiempo el FBI consideró como una hipótesis válida que Adolfo Hitler haya buscado refugio en el Sur argentino.

Independientemente de estas versiones demasiado hipotéticas, lo cierto es que efectivamente se produjo el arribo de un importante grupo de alemanes nazis en tales días y que no se sabe fehacientemente adónde fueron a dar los submarinos que los trajeron, ya que l sospecha es que fueron hundidos una vez terminado el operativo de desembarque en las costas patagónicas.

Uno de los documentos clave recoge el testimonio de un testigo que afirma haber visto dos submarinos llegados de noche a las costas del golfo de San Matías. El lugar, luego confirmado por diferentes versiones de gente de la zona, es un sitio cercano a Viedma llamado Caleta de los Loros. Para confirmar estas sospechas, hace poco más de una década un prestigioso fotógrafo viedmense, Eduardo Frías, logró una imagen aérea que muestra la existencia de dos figuras alargadas, paralelas entre sí a la línea de la costa y totalmente cubiertas por el agua. De todas maneras, la realidad es que todavía nadie ha logrado dar con el paradero de esas naves alemanas.

La idea de que existen submarinos nazis hundidos en la costa del golfo San Matías cobró notoriedad pública el 9 de octubre de 2002 a partir de la presentación de un informe del programa “Telenoche Investiga” que puso al descubierto la aparición de chapas con esvásticas en la costa aledaña a la ciudad de San Antonio Oeste.

Entre otros testimonios, el programa de Canal 13 puso al aire el de Horacio García, propietario de un campo cercano a Las Grutas, quien encontró en la costa un pedazo de metal con inscripciones nazis que probablemente perteneciera a tanques de combustibles. Una chapa similar apareció en cercanías de Bahía Creek, camino a Viedma, en el campo “La Madreselva”, que también fue mostrada por el periodista Mario Markic en la recorrida que en julio del 2002 realizó por la comarca.

En esa oportunidad, el equipo de Canal 13 estuvo también con el hijo de un viejo poblador de la zona, de apellido Ullúa, quien relató cómo su padre intercambió alimentos con marinos alemanes. Para reafirmar estas historias “Telenoche Investiga” presentó en forma inédita y exclusiva un documento fílmico en el que se ve a la tripulación de un buque de guerra alemán, con claros estandartes nazis, compartiendo un asado de camaradería en una estancia de Puerto Madryn y a un nutrido contingente de vecinos del lugar visitando la embarcación fondeada frente a las costas de esa ciudad chubutense.

En relación con nuestra zona, el programa divulgó el testimonio del señor Chironi, piloto de avión, quien hace muchos años aseguró haber visto la silueta de un submarino nazi hundido en la costa de la Caleta de los Loros. También divulgó información de residentes de Bahía Creek que dicen que sus antepasados contaron como anécdota haber visto a varios sumergibles en los meses siguientes a la finalización de la guerra. Se escuchó además el testimonio del buzo “Tony” Brochado, quien en varias oportunidades buscó los restos de los submarinos hundidos.

En este sentido, existe información que asegura que los tripulantes de una lancha pesquera tienen especificado en latitud y longitud el sitio exacto donde, frente a la Caleta de los Loros, un equipo de redes de arrastre se enganchó contra un objeto metálico sumergido.

El incidente ocurrió hace algunos años y quedó registrado en las cartas náuticas del patrón de esa embarcación. De todas maneras, el misterio sigue cubierto por las aguas del golfo San Matías, en la Caleta de los Loros, a unos 100 kilómetros de Viedma. Como ha sucedido con tantos secretos de la historia, es probable que la casualidad depare a cualquier visitante ocasional de nuestras costas el hallazgo que ha sido esquivo para tantos investigadores. Visitar la Caleta de los Loros, en la comarca Viedma/Patagones, tiene también ese encanto mágico.

Pedro Pesatti, vicegobernador de Río Negro

Nota publicada por el diario Río Negro el 13 de enero de 2005

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

El tío Pepe Luna. Una historia en Valcheta, Bariloche y Viedma

Mi tío materno, José Jorge Luna, (alias “Pepe”, alias “el turco Luna) fue dejando vivencias …