Abogado de Viedma condenado a pagar costas. Su actuación deficiente perjudicó a cliente

 

La jueza de Paz de Viedma, Elsa Sartor, como parte de un juicio ejecutivo, resolvió que las costas del proceso sean abonadas de manera solidaria por la demandada y por su abogado, ya que según surge del expediente, el letrado actuó deficientemente, perjudicando en la práctica a su cliente. No fue difundida oficialmente la identidad del letrado.

El caso se inició cuando una persona presentó un trámite ejecutivo para cobrar un pagaré. La sentencia salió a su favor y se embargó el sueldo de la demandada.

Frente a la disposición judicial, la persona ejecutada se presentó ante el Juzgado de Paz, con el patrocinio de un abogado, argumentando que había realizado los pagos de manera consecutiva, cancelando la totalidad del documento firmado.

Señaló que “el pagaré fue suscripto en garantía, y que, ante el pago de la deuda, la actora debió dar de baja dicho documento”. Por lo tanto, solicitó que se deje sin efecto la retención sobre su sueldo. Sin embargo, no acompañó los documentos que acrediten dicho pago, que por lo general es un recibo.

Al momento de resolver, la jueza de Paz argumentó que “tal como lo indica el art. 544 inciso 6 del CPCC el pago debe encontrarse probado al momento de oponer la excepción de defensa”.

Esta obligación, dice la jueza de Paz, es carga del letrado patrocinante, quien como asesor de su cliente está obligado a poner toda su pericia, conocimientos y prudencia a fin de lograr un resultado exitoso, sin desconocer que solo tiene una obligación de medios.

“En este caso concreto, el letrado no solo no acompañó la documental fundamental que permita analizar, al menos, la procedencia o no de su planteo, sino que tampoco realizó la mínima diligencia para notificar a la contraria de su petición, conducta que perjudica a su cliente ya que la demora en la tramitación de la causa, bloquea el cobro del dinero depositado en autos por parte de la actora, lo que genera intereses en perjuicio de su cliente”, recalca el fallo.

Cita bibliografía al respecto: “es el patrocinante quien debe controlar e impulsar el proceso, porque naturalmente es quien tiene los conocimientos específicos para ello”.

Frente a esta situación, se dispuso no hacer lugar al pedido y fijar las costas del proceso de manera solidaria entre la persona demandada y su abogado.

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Cuando robaron los huesos de Belgrano. Murió en la extrema pobreza.“¡Pobre Patria mía!”

Tal vez, Manuel Belgrano fue el valor más puro y abnegado de los hombres de …