“¡Rompé, Pepe!”

 

A las 9.30 de este martes 5, a un sector del barrio 14 de Marzo o AMEL, en Viedma, llegaron dos operarios en una vieja camioneta Ford, sin identificación personal ni del vehículo. Efectuaron preparativos para el trabajo y tomaron un martillo neumático para romper parte de una vereda.

Inmediatamente, alertado por los ladridos preventivos de varios perros, un vecino salió a la vereda y preguntó a uno de los operarios la tarea que efectuarían y el motivo.

“Rompé, Pepe”, dijo uno de los trabajadores, recordando al protagonista –actor recientemente fallecido- de una cámara oculta del antiguo programa de Tinelli.

“Estamos por instalar un poste de Fibrotel (el verdadero nombre de la empresa no figura para evitar alguna acción empresarial) porque lo pidió un vecino”.

El lugar elegido para la instalación del poste está, justamente, a pocos centímetros de la entrada a un garage, entre dos viviendas.

Después de la queja del vecino, el operario dijo: “No sé, señor, pregunte a la Cooperativa”, sin dar más detalles.

Al llamar al celular indicado, el vecino expuso sus propios argumentos para rechazar la instalación del poste en el lugar elegido por los operarios, más cuando a pocos metros ya están fijados dos gruesos elementos para posibilitar conexiones del canal de cable local y de empresas de internet y de otros servicios.

La idea era romper en el lugar elegido, argumentando que la vereda es jurisdicción municipal y que estaban autorizados para romper la vereda.

Inaugurado hace más de 26 años, el barrio AMEL tiene instalados bajo tierra los servicios básicos, incluso electricidad. Pero, hace un tiempo, proliferaron los cables aéreos, afeando el panorama visual. Cables por acá, cables por allá.

Sin sustento jurídico, el vecino pensó que la vereda es jurisdicción propia, de la Municipalidad, de Camuzzi, EdERSA y Aguas Rionegrinas, que suministran sus servicios al sector barrial y en otros de Viedma.

Refunfuñando, uno de los dos operarios giró medio vuelta, con el martillo neumático en mano, y se subió a la desvencijada y ruidosa camioneta Ford.

Por ahora, “Rompé, Pepe” se fue cabizbajo sin poder concretar la tarea encomendada, aunque por lo dicho por su jefe tenía que efectuar otras ocho operaciones durante el día.

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Casonas cerca de Patagones y Viedma: Estancia San Adolfo, Vecinos quieren recuperarla

Es la Casona de la Estancia San Adolfo, un antiguo tesoro que sobrevive en el …