Gendarmería Nacional frena tráfico de drogas por la ruta 3, de Bahía Blanca a Río Negro

 

En el kilómetro 714 de la ruta 3, en Bahía Blanca, la Gendarmería Nacional comenzó a realizar controles vehiculares durante las 24 horas, en ambos sentidos. Espera disminuir el paso de estupefacientes hacia la provincia de Río Negro y el resto de jurisdicciones de la Patagonia

 La puesta en funcionamiento del puesto de control de Gendarmería Nacional en el kilómetro 714 de la ruta nacional 3 tiene un objetivo bien claro: “detener el paso de cargamentos de estupefacientes desde y hacia el sur argentino”, comenzando por la provincia de Río Negro.

Si bien desde la Municipalidad de Villarino se reconoce que la idea es crear una suerte de anillo de seguridad en los tres ingresos de rutas nacionales al distrito, ruta 3 al Norte y al Sur, y la ruta 22 desde el Valle rionegrino, el anterior puesto de Funbapa y hoy de Senasa, siempre fue señalado como un sitio de paso de estupefacientes.

Incluso, así lo había señalado el fiscal federal de Bahía Blanca, Antonio Castaño, hace unos meses, durante la detección y la incautación de casi una tonelada de droga que se transportaba hacia el Sur del país, escondida en bolsas de alimento para animales.

“Acá hay droga porque sabían que no había controles”, se señaló en ese momento.

El sitio es considerado neurálgico desde la comuna de Villarino, al tratarse de un lugar que bifurca el tráfico hacia el Sur del país y al Valle rionegrino. Por eso se ha buscado incrementar los controles y, en pocos días, se suscribirán nuevos acuerdos para que todos los camiones que circulan hacia el Norte deban presentar cartas de porte que certifiquen la procedencia de su carga.

“Somos conscientes que los cargamentos que hemos conseguido agarrar, son tan sólo un porcentaje mínimo de lo que debe pasar por el puesto de control. Con la llegada de Gendarmería buscamos mejorar esa proporción”, señaló a “La Nueva.” el intendente de Villarino, Carlos Bevilacqua.

Al respecto, recordó que este es el único paso hacia el Sur argentino, por lo cual son necesarios controles más exhaustivos en las distintas cargas.

“La intención es tratar de cerrar todos los caminos para que la droga no siga pasando. Por eso nuestra idea es instalar un tercer puesto de control en el Sudeste, en el ingreso de la ruta 22 al distrito desde la provincia de Río Negro”, explicó.

En la actualidad en el kilómetro 714 de la ruta nacional 3, las inspecciones de Gendarmería son anexas de las que normalmente lleva a cabo el personal de Senasa, aunque en algunos casos se lleven a cabo en forma simultánea. En los últimos meses, además de decomisos de droga, alimentos prohibidos en la zona patagónica o costillares, se llegó a capturar a una persona que transportaba 265 loros en un Fiat Uno para venderlos.

“Por el puesto pasan camiones con sal, leña o arena de nuestro territorio hacia el Norte y sin controlar. Nos devastan el distrito. Por ello, vamos a tratar de generar un convenio extra para que Gendarmería controle las cartas de porte. Además, Senasa colaborará con el control de estampillado de los cargamentos de cebolla que dejan Villarino”, aclaró Bevilacqua.

Hernán Guercio / hguercio@lanueva.com

 

FOTO LA NUEVA PROVINCIA

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Organismo oficial de Río Negro incorporará psicóloga/o para funciones en Viedma

  La Agencia para la Prevención y Asistencia ante el Abuso de Sustancias y de …