A una mujer le incendiaron el auto y por Facebook replicó: “¡Pedazos de descerebrados!”

 
A los piromaníacos de Viedma

Hoy, les escribo a ustedes pedazos de descerebrados con patas. Sí a ustedes, a ustedes y no a otros. A ustedes que tienen la tendencia patológica de provocar incendios y sentir locura al quemar los automóviles ajenos. ¿Por qué no prueban con quemar lo propio? Digo, para que sientan en carne viva un poquito de lo que yo siento en estos momentos. ¿Quieren saber lo que se siente? Se siente desconcertación ver que el fuego se consume un bien que costó muchas horas de trabajo para poder obtenerlo. Pero eso es algo que ustedes no deben conocer: el trabajo. Porque lo de ustedes sólo consiste en una diversión perversa con lo ajeno.

Es horrible que nos toquen timbre a las 5:50 de la mañana y cuando uno pregunta quién es antes de abrir la puerta, del otro lado se escuche: Policía, señora. Y en ese par de segundos uno se imagina cualquier cosa respecto a la familia que está lejos o cerca y cuando abrí la puerta el señor policía pregunta si soy dueña de un auto color negro, más precisamente un Volkwagen Voyage y contesté que sí…mi alma volvió al cuerpo al saber que no se trataba de un familiar y acompañe al policía hasta allí, dónde yo había estacionado mi auto cuando me fui a dormir.

Entre dormida por la hora y un poco de frío vi como los Bomberos apagaban el fuego, no me salían las palabras….la Policía me preguntaba si ése era mi auto y apenas me salió un agónico: sí. Me quedé paralizada sin entender nada, mirando un auto que no sirve más porque la realidad es que no sirve, mirando como trabajaba la policía, los bomberos, criminalística y pensando que pasó.

Sucedió que los descerebrados de siempre tenían ganas de divertirse y una vez más salieron a quemar autos y ésta vez me tocó a mí.
Yo sé que la pérdida es material, lo sé pero era un bien que necesito para trabajar o pasear, tengo derecho a pasear si quiero porque me levanto temprano todos los días como mucha gente honesta para laburar de 8 horas hasta las 21, algunas veces. Porque la vida de los que trabajamos es así, para vivir hay trabajar esa cantidad de horas todos los días y los que trabajamos de forma privada muchas veces no conocemos feriados.

Entonces ustedes mangas de parásitos que pertenecen a esta sociedad, deberían dejar de quemar autos. Y digo parásitos porque seguro no saben lo que es trabajar y ganarse un peso dignamente. Seguro mamá o papá los mantiene…. o el Estado con sus famosos planes sociales…deben aburrirse y nos salen arruinar el día a los que sí trabajamos.

¿Cómo siguió mi día después eso? Suspendí mi día normal, laboral. No sé porque lo hicieron, si fue diversión o se equivocaron de auto, no lo sé. Lo que sí sé es que “su jueguito maniático de quemar autos nuevos” nos causa mucho daño.

Y cómo siempre falta seguridad, mucha seguridad, faltan más patrulleros recorriendo nuestras calles durante el día y la noche, no nos quieran convencer de otra cosa señores funcionarios.
Firma. Roxana E. Gallego

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Asaltaron a un juez y familia en su casa en Viedma. Sufrió otro hecho delictivo en 2013

  El juez viedmense Carlos Reussi fue asaltado hoy en su domicilio y habría sido …