¿Jugaste alguna vez al yo-yo? En estos tiempos no es frecuente verlos

 

Se trata de unos de los juegos más antiguos, ya que originalmente se lo ubica en el año 500 AC y adjudican su creación a cazadores griegos que lo utilizaban como arma contra animales salvajes. De acuerdo a documentos antiquísimos, se asegura que lo usaban como herramienta para fabricar carretes que servían para la confección de tejidos.

Como juego fue popularizado por los hermanos Duncan, cuando uno de ellos, Donald Duncan, obtuvo que se reconozca la marca “Yo-Yo”, como juguete, al demostrar que no era una herramienta.

Tiempo después, se lo consideró un elemento educativo para los niños a quienes les posibilitaba desarrollar la mente en sus primeros años de vida. El juego es bastante simple y se estima que los niños lo aprenden rápidamente, al mismo tiempo que los mayores pueden encontrarlo interesante y disfrutar al practicarlo.

Otras versiones afirman que en China se jugaba al “Yo-Yo” 1.000 años AC y también que existen evidencias respecto a su existencia en distintas culturas y que se jugaba en otras partes del mundo. Por caso, se asegura que se practicaba en distintos países de Europa, aunque en forma y con denominaciones diversas

Como sucede habitualmente, siempre hay versiones encontradas, por  lo tanto no faltan aquellas que afirman que el nacimiento del “Yo-Yo” se produjo en Filipinas y se conoció como “Bandalore”; los que aseguran esto lo describen como dos discos de madera unidas por un eje, atados ambas con una cuerda.

El juego en sí es bastante simple y consiste en que el jugador debe sostener el extremo de la cuerda de la que pende el “yo-yo” y arrojarlo hacia el piso para que descienda y, posteriormente, hacer que vuelva a la mano con un simple movimiento de la muñeca.

Es interesante aclarar que al igual que con otros juegos o elementos son varios los que se adjudican la creación  o invención del “yo-yo” como se conoce actualmente.

De acuerdo a los testimonios existentes, el “yo-yo” alcanzó rápida popularidad y también una evolución notable, tanto en el diseño como en su tecnología para constituirse, según algunos, en el juguete más popular en todo el mundo, algo que se afirma que aún hoy sigue siéndolo.

Afirman quienes han seguido de cerca la historia del popular juguete, que fue introducido en los EEUU en 1928 por un inmigrante filipino de nombre Pedro Flores, quien comenzó a fabricar los “yo-yo” en forma comercial.

Fue entonces cuando aparece en escena Donald F. Duncan, quien adquiere los derechos de fabricación y promoción del juguete contribuyendo a una gran difusión.

La popularidad del “yo-yo” creció enormemente cuando comienzan a practicarse e incorporarse al mismo distintos trucos, acrobacias y maniobras, lo que lo hace más atractivo e interesante. Entre estas habilidades, los jugadores que lanzaban el juguete, intentaban capturarlo en el aire, hacerlo dar giros y saltos.

Es decir, que el secreto e interés del juego pasó a ser la destreza y habilidad del jugador, el que en el manejo del “yo-yo” debía incorporar y realizar trucos y movimientos creativos, siendo una de las mas festejadas la conocida maniobra llamada “Sleeper o Dormilòn” que consiste en hacer llegar el “yo-yo” al piso y dejarlo unos segundos en el suelo sin que regreso a la mano del jugador.

El “walkthedog o pasear al perro” se hacía llegar el “yo-yo” al suelo y hacerlo rodar unos segundos, como si se tratara de un can. Otra de las habilidades se la bautizó como el “rock thebaby o balancear al bebé”, para ello se debe sujetar al “yo-yo” balanceando en la cuerda como si se estuviera amacando un niño.

Otra notable maniobra se la conoce como “aroundtheworld o alrededor del mundo” que en su descripción se indica que se trata de lanzar el juguete hacia un lado y hacerlo girar alrededor del cuerpo del lanzador. En realidad, son numerosos los movimientos, pruebas o trucos que se pueden hacer con el “yo-yo”, que en su mayoría surgieron durante el auge del juego.

Actualmente, se sigue jugando o practicando, aunque no es en la actualidad tan frecuente ver a personas jugando en plena calle o a los niños en los recreos en las escuelas o en los trabajos.

De todos modos conviene destacar que existe la comunidad del “yoyoing” que considera esa actividad como un deporte y expresión artística, siendo los responsables de organizar competencias locales, nacionales e internacionales, en las que los participantes pueden demostrar sus habilidades para el manejo del “yo-yo” como su capacidad de creatividad.

Texto: Eduardo Reyes, escritor y periodista de Viedma

Las Grutas  –  Río Negro

        

 

 

 

 

About Raúl Díaz

Check Also

El temor pombero. ¿Se ha llevado a varios chicos, incluso un reciente sonado caso?

Una de las más antiguas leyendas del litoral se ha actualizado tristemente dado que algunos …