Buenos Aires insiste en tomar agua del río Negro y acordar el cupo correspondiente

La Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires mostró su apoyo al proyecto de tomar agua del río Negro para brindar agua para consumo humano y riego en los distritos de Patagones, Villarino, Bahía Blanca y Coronel Rosales y destacó “la decisión del Poder Ejecutivo provincial de instrumentar los medios necesarios para acordar el cupo correspondiente al territorio bonaerense”.

A su vez, solicitó que se realicen acciones tendientes al ordenamiento del uso del limitado recurso hídrico, crucial para el consumo humano y el desarrollo productivo del Sudoeste Bonaerense, dentro de los acuerdos provinciales que involucren su utilización conjuntamente con las provincias de Neuquén, Río Negro y el Estado Nacional.

El proyecto, que fue aprobado en el transcurso de esta última semana, fue presentado por el senador bonaerense David Hirtz (Juntos), quien consideró que “a la fecha son muy pocas las hectáreas que, a fuerza de emprendimientos de índole privada, llevan adelante la producción con riego en el Partido de Patagones”.

“Se trata de 3 mil en una extensión total de 1.360.000 hectáreas que posee el Partido. Entonces, con la solicitud del cupo de agua de 201 metros cúbicos por segundo, se conseguiría el recurso pertinente para cubrir 300.000 hectáreas de riego”, manifestó.

El legislador por la Sexta Sección Electoral consideró que “el uso del agua del río Negro para regadío y consumo humano es de alta relevancia para la región”.

“Naturalmente, a través de gestiones que generen el acceso a un mayor porcentaje del recurso, se solucionarían problemas como el acceso al agua potable a los habitantes de la región, mientras que al mismo tiempo que se multiplica la productividad agropecuaria por 100 veces, impactando positivamente en el desarrollo territorial”, explicó.

Hirtz recordó que el reclamo de los partidos del Sur de La región se remonta a más de un siglo, cuando en 1878 la Nación fijó los límites de la provincia de Buenos Aires dejando prácticamente a esta población sin áreas regables en valles sobre el río Negro.

En ese sentido, el senador bonaerense señaló que 1985 -por acuerdo de los gobernadores de las provincias de Neuquén, Río Negro y Buenos Aires- se creó la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas, que es el organismo que administra el recurso hídrico del río Negro.

Sin embargo, debieron pasar más de 30 años hasta que, en 2016, la Autoridad del Agua bonaerense solicitó formalmente a la AIC “la determinación de la dotación del aprovechamiento y distribución de uso del recurso hídrico superficial del río Negro para la provincia de Buenos Aires”.

En reuniones subsiguientes, el gobierno provincial presentó un catálogo de alternativas que conforman la dotación de 201 m3/s.

Lamentó también que -a la fecha- no se tenga conocimiento de la asignación de cupos para ninguna de las tres provincias coabastecidas por el curso de agua, “cuestión que es inadmisible habida cuenta de la utilización efectiva por parte de Neuquén y Río Negro del agua del curso”.

Hirtz indicó que más allá de “los múltiples y variados planes que se han desarrollado en virtud de las potencialidades del río Negro para la provincia de Buenos Aires”, ha existido una real “inacción de la Nación y la Provincia en el ejercicio efectivo del derecho y soberanía que implica el aprovechamiento del agua”.

“Por ello, considero crucial cualquier gestión que decida ordenar el cupo de metros cúbicos de agua que debe recibir Buenos Aires en el marco de los acuerdos celebrados, a fin de posibilitar el acceso a un recurso escaso, valioso e irreemplazable para cualquier zona de nuestra geografía que quiera acrecentar sus capacidades productivas y mejorar la calidad de su tierra como así también de vida de sus habitantes”, afirmó el legislador de Adolfo Alsina.

El pedido de los municipios al gobierno de Kicillof

Bahía Blanca, Villarino, Patagones y Coronel Rosales pidieron que la provincia de Buenos Aires fije su posición desde el punto de vista técnico-legal sobre los derechos que le corresponden sobre el uso de las aguas del río Negro.

Las comunas reclamaron que la Asesoría General “intervenga y formule sus opiniones jurídicas sobre el acuciante tema de la utilización del curso de agua”.

Se entiende que la discusión con las provincias vecinas seguirá escalando, e incluso llegaría a la Justicia. El dictamen, entonces,  constituirá un elemento clave para defender la postura de los bonaerenses.

Texto publicado por el diario La Nueva, Bahía Blanca

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Empresa de Río Negro de satélites y tecnología nuclear busca incorporar desarrollador

  La empresa estatal rionegrina Investigaciones  Aplicaciones (INVAP), son sede central en Bariloche, que construye …