La ecología: Un llamado de atención. Visión de un escritor rionegrino

 

La modernidad trae estas cosas: contaminación, agotamiento de las tierras fértiles, deforestación incontrolada, vertederos de aguas servidas sobre mares, lagos y ríos, calentamiento global, ´pesca furtiva y sin control en los mares; y todo esto ante la indiferencia de políticos y gobernantes.

Algunos pensamos que diría la tierra si ella tuviese el don de la palabra y pudiese hablar. Mi amigo, el escritor Juan Carlos Beltrán, en una llamativa crónica imaginó lo que diría nuestro “Planeta tierra” ante tanta desidia.

“Si el planeta tierra hablara como nosotros los humanos, diría tantas cosas que nos dejaría asombrados y perplejos. Por ejemplo nos dirigiría estas sabias palabras:

“Vosotros representantes de grandes pueblos que habéis creado bombas atómicas suficientes para destruirme seis veces por lo menos, no sois merecedores de disfrutar de lo que les doy diariamente sin mayores costos, para una existencia sencilla pero vistosa dentro de mis leyes naturales”.

“Vosotros, gobernantes de poderosas naciones, que peleáis a muerte por dinero y poderes y no gozáis de los climas, verdores, montañas, ríos y valles que os pongo a vuestra disposición no sois merecedores de gozar de mi colorida y hermosa belleza”.

“Muchos de vosotros que estáis destruyendo especies animales, bosques, contaminando climas, ríos, mares y tierras, no sois merecedores del amor y la ternura que pongo a vuestros ojos, a vuestros deseos y a vuestros pies”.

“Vosotros, señores del poder y las grandes decisiones debéis comprender que alrededor de ustedes existen pueblos enteros que solo desean vivir en armonía y paz, especialmente conmigo que soy la única que les brindo cada mañana un nuevo día para gozarlo en todo su esplendor y grandeza”.

“A vosotros, pequeños hombrecillos llenos de ambiciones desmedidas y descontroladas les daré el tiempo suficiente para que comiencen a comprender que de mí podrán conseguir la ciencia y la técnica necesaria para vivir más cómodos y más sanos, pero no esperéis que permita que me destruyan con sus diabólicas armas de alto poder destructivo. Puedo asegurarles que por ese camino corren el peligro de desaparecer de mis dominios arrastrando en ese mismo y tortuoso camino a muchos inocentes”.

Claro que nuestro planeta no nos dirá –escribe Juan Carlos Beltrán- con palabras lo que hará naturalmente en su oportuno momento, si se sigue como hasta hoy; su lenguaje que lo refleja en las evoluciones transformadoras será terminante y definitorio. ¿seremos lo suficientemente inteligentes para comprender que es hora de cuidar mucho mejor el lugar donde Dios nos ha puesto en el universo?

Cuidar la salud de nuestro planeta es nuestra responsabilidad desde las más pequeñas acciones hasta las más grandes. Nadie puede ser indiferente a este desafío que se nos impone en forma terminante. Y en esta alternativa tampoco se puede pecar por omisión, porque la vida de todos depende de una actitud conservacionista y comunitaria.

Texto: Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Hallaron los cuerpos de los jóvenes que se ahogaron en el Dique Ballester, Alto Valle

Estaban desaparecidos desde el domingo pasado. Tenían 19 y 23 años. El hallazgo se produjo …