¡Que viva la vaca! Según César Bruto “la baca es un hánimal forrado de kuero”. Jajaja!

 

 Salve, vaca querida, símbolo de este país mandibulario, donde en cada carnicería se puede observar una lámina digna del mejor de los pintores donde se enseñorea muy orondo tu cuerpo exhibiendo todos los cortes posibles.

¿Acaso el genial César Bruto  no ha definido que eres “un hánimal forrado de kuero”? ¿Y no ha glosado don Atahualpa Yupanqui que eres ajena y que solamente las penas son de nosotros?

 Hasta la política y el poder feudal ha dividido las clases sociales por su culpa. Los gorilas ¿no son identificados como la oligarquía vacuna? ”Qué olor a bosta”, decía Sarmiento, por los productores vacunos.

 Sin embargo, muchos la han mirado bien, no puede ser de otra manera, -excepto los veganos-, si hasta alguna vez una vaca fue muy famosa. ¿No creó Mico Repetto, a la querida vaca “Aurora”, tan coqueta y caprichosa, amante de la música y de los bombones, viviendo apaciblemente en una bucólica granja?

¿Y el mayor de nuestros poetas, aquel del “bichito colorado” no escribió acaso en su inmortal Martín Fierro que “la vaca que más rumea es la que da mejor leche? Se dirá seguramente que eran otras épocas porque ahora con la fiebre de la soja cada vez quedan menos espacios y, pobrecita, la encierran en un feedlot. ¡Qué ignominia: un engorde a corral justamente a ella, vaca querida! ¡Malhaya, triste destino las vacas argentinas!

Y encima, sobre llovido mojado, hasta se la agarraron con el pobre animal por eso del “mal de la vaca loca”.

Pero, oh paradoja, el mismo Hernández haciendo alusión a la pobre mujer del moreno también dijo con toda intención: “vaca…yendo gente al baile”, ¡Qué pendenciero!

Yo la defiendo hasta de la injuria de los refranes que le echan la culpa de todos los desatinos habidos y por haber, porque, verbigracia, si se queman con leche, ¿qué culpa tiene el pobre animal para que después cuando la vean, lloren?

En cambio, elogio a la toponimia, pero no tanto. ¿Por qué tienen que llamar “vaca tuerta” a una localidad, ensañándose con ese defecto? ¿Acaso no hay un Inadi para los animales? No hay derecho para tamaña felonía.

Y eso tan de moda ahora de “Vaca Muerta”  ¿No es muy lúgubre, casi cebollento? Y encima ¡Quieren explotarla! ¡Ahijuna! Además de muerta, lo que ya es mucho más decir quieren contaminarla y empetrolarla. ¡Ojalá que la vaca se les haga toro!!

Algunos dicen que es mística y buena, como allende la India, o feliz como en Holanda. Yo, por eso, admiro y respeto mucho a nuestras vacas sagradas, aunque a veces mala leche.

Noble vaca, abuela del dulce de leche, invento argentino aunque los refutadores de leyendas digan que no, ¿quién podrá negar que sos el símbolo de nuestra patria, con sus grandes praderas y el pienso para su pitanza?

Que todos escuchen “Guitarra Negra” y  levanten firmas para que se termine con la crueldad en los mataderos. Que lean a Esteban Echeverría.

Y que mugiendo siempre podamos salir del corral, porque solamente la libertad nos hará mejores y más libres.

Muuu, que viva la vaca!!!

Texto: Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Dos diarios porteños dicen que Bahía Creek, a 130 km de Viedma, es un paraíso escondido

En menos de una semana, dos diarios porteños –primero, La Nación y después, Crónica- publicaron …