Nació en Bahía Blanca, ingeniero y escritor y trabaja en Río Negro. Presentará libro en Viedma

Alejandro Lezcano Larreguy, egresado de la Universidad Nacional del Sur, Bahía Blanca, y finalista en 2019 del concurso de cuentos de La Nueva, presentará en Viedma su segunda obra literaria: La rebelión de las justas. En su libro-álbum narra los obstáculos de una jueza que intenta apresar a un asesino en serie de mujeres encubierto por el poder político corrupto. Lescano Larreguy nació en Bahía Blanca, pero vive y trabaja (ingeniero en Vialidad de Río Negro) en Viedma.

La Rebelión de las Justas, la segunda novela policial del Ingeniero Civil egresado de la UNS, Alejandro Lezcano Larreguy y finalista del concurso de cuentos de La Nueva (2019) tiene dos características que la distinguen: es un policial protagonizado por mujeres y está realizada en un formato de novela gráfica –libro-álbum–  que por su originalidad llamó mucho la atención de los lectores.

“Tengo una cierta debilidad, sensibilidad y afinidad hacia el universo femenino. Quizá sea por cuestiones vinculadas a mi mamá, a mi abuela o a algo ancestral, pero a la hora de escribir, el personaje femenino toma posesión de la historia inevitablemente”, contó el autor, nacido en nuestra ciudad y radicado en Viedma desde muy pequeño.

“En esta novela son todas mujeres porque estoy convencido, desde hace más de 10 años, que este es el siglo en donde inicia el cambio de paradigma de las mujeres, sin vuelta atrás. Eso me moviliza mucho, a favor, por supuesto, como lo expreso en mi vida y en mi práctica”, remarcó el autor, casado con Carolina Lupia, con quien tiene dos hijas, Sofía, de 8 años (jugadora de básquet) y Abril, de 13 (fanática del hockey).

En La Rebelión de las Justas (Vela al viento, 2021) narra una historia en la que una jueza intenta hacer justicia contra un asesino en serie de mujeres, el cual es respaldado por un poder político corrupto. La jueza se encuentra entonces ante una disyuntiva crucial, preguntarse: ¿Cuál es el límite para hacer justicia?

La novela estará presente el próximo 21 de noviembre en la Feria del Libro de Viedma. 

El libro combina texto con dibujos de dos historietistas que, lejos de suprimir la imaginación al lector, la estimula para que encuentre nuevos enfoques o información que no está explícita en la narración.

El formato de libro-álbum, con calidad de impresión fotográfica, aspira a darle mayor profundidad a las imágenes. Se inspiró en el estilo del ilustrador y  autor francés Benjamín Lacombe, a quien tomó como principal referente.

“El formato del libro y la calidad de impresión, despiertan curiosidad en los lectores que se acercan, porque no es habitual las novelas gráficas en el público adulto en general. Sobre todo cuando la historia está narrada a través de párrafos y no mediante globos, como en los cómics. Es un formato que se ve normalmente en libros infantiles”, dijo.

“La expectativa es de gran adrenalina, porque ha tenido muy buena recepción e incluso, ya vamos por la segunda edición”, comentó.

Larreguy, empleado de Vialidad de la provincia de Río Negro, desarrolla en paralelo su pasión por la escritura.

“Parece extraño, viniendo de una profesión con un rasgo técnico tan definido, pero creo que, por lo menos en mí, es un complemento perfecto que me brinda equilibrio. Además, creo que es muy importante tener proyectos personales que nos permitan desarrollarnos integralmente”, expresó.

En cuanto a su narrativa, el policial es la puerta que le permitió ingresar al universo literario pero también asomarse a otras historias que reflejen problemas de nuestra sociedad actual y de la condición humana en general.

Muchas de sus historias están teñidas de las experiencias vividas en las calles bahienses.

“En Bahía se encuentra gran parte de mi familia y muchos amigos del alma, que aparecieron cuando cursé la carrera de ingeniería civil en la UNS”, mencionó.

El acercamiento a las letras surgió desde muy pequeño, a través de las historietas como Patoruzito, Nippur de Lagash, Pepe Sánchez y las demás historias que se encontraban en revistas como El Tony.

“Luego, en la adolescencia, apareció el policial enigmático, con la genial Agatha y el agudo Conan Doyle. Supongo que fue allí donde comenzaron a germinar mis ideas literarias, que años después volcaría al papel. Y el momento disruptivo y luminoso llegó más con Borges, Cortázar, Hesse, y tantos otros”, comentó.

“Hace unos cinco años que he adoptado la escritura como una pasión, lo que me ha llevado a conocer gente increíble y sobre todo, animarme a volcar al papel las ideas y los mundos imaginarios que he ido construyendo a lo largo de mi vida. Es un lindo desafío por delante”, expresó.

Larreguy también encontró un espacio muy interesante y divertido para intercambiar literatura en la red social Instagram, en donde publica sus cuentos y las reseñas de libros de distintos autores, algunos regionales y otros no.

Su primera novela, Símbolo Fuego (2018), es un policial negro con características bien nuestras, bien de acá. En ella, un detective solitario, de carácter bastante explosivo, decide hacer justicia ante el asesinato de una piba de origen extranjero que fuera encontrada marcada a fuego con símbolos sobre la piel.

Lo pueden seguir en @ale.literaturasur y ambas novelas las pueden encontrar en las librerías Don Quijote y Henry.

Texto: La Nueva, Bahía Blanca

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Empresa radicada en Río Negro ya incorporó 400 empleados y necesita 200 más

  La empresa NRG Argentina, que inaugura una planta de procesamiento de arenas en Allen, incorporó …