Río Negro: Fue a internarse por Covid-19 al hospital con una pistola. Después, murió

Un hombre, de 71 años, llevó un arma de fuego a la guardia del hospital de Cipolletti por un cuadro grave de Covid-19. Encontraron el arma entre sus pertenencias cuando murió en la guardia

Un cipoleño con graves complicaciones de salud por un cuadro de Covid-19 concurrió al hospital Pedro Moguillansky con un arma de fuego en su poder. Quedó internado, y al cabo de tres días falleció.

Gran sorpresa se llevó el personal que lo asistió cuando entre sus pertenencias personales descubrió la pistola y el cargador con municiones.

No se sabe qué pudo haber llevado al hombre a internarse con una pistola. La Policía cree que tal vez era una de sus pertenencias de mayor valor y no quiso dejarla en su vivienda por temor a que en su ausencia extraños pudiesen ingresar con fines de robo.

El llamativo episodio tuvo lugar alrededor de las 13.45 del martes, cuando la consigna policial de seguridad que está en la guardia informó del hallazgo.

“El arma estaba en poder de un hombre de 71 años que permaneció internado tres días por Covid-19 y luego falleció”, se indicó desde la Comisaría 24.

Tras su fallecimiento, los médicos advirtieron que entre sus pertenencias tenía un arma de fuego. Se informó a la fiscalía de turno y al personal del Gabinete de Criminalística, que concurrió al hospital para secuestrar el objeto hallado.

“Es una pistola calibre 380 con un cargador con seis municiones que estaba separado”, precisó el jefe de la Comisaría 24, Javier Yáñez, consultado por el hallazgo.

En diálogo con LM Cipolletti, dijo que todavía no pudieron establecer si el arma es legal y tiene toda la documentación correspondiente. A tal efecto, se solicitó al Renar (que ahora es Agencia Nacional de Materiales Controlados) información por escrito para determinar la propiedad de la pistola secuestrada.

Por estas horas, personal policial buscaba a los familiares del hombre fallecido, ya que la pistola tampoco había sido reclamada por nadie. No obstante, en principio se descarta que el hombre haya tenido la intención de utilizar el arma con fines delictivos. “Es un hombre mayor, domiciliado en esta ciudad, que no tendría antecedentes“, acotó Yáñez.

La hipótesis que se baraja es que el hombre no quiso despojarse del arma por temor a sufrir un robo en su vivienda, mientras estuviera internado por Covid-19. “Estaría confiado de que iba a regresar”, presumieron fuentes policiales.

Lamentablemente, no pudo hacerlo.

Se indicó que al momento del secuestro, el personal policial encontró el arma en el pasillo de acceso a urgencias, en la guardia del hospital.

Texto y fotos: La Mañana de Cipolletti

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Indignación de vecinos de Los Menucos por robo de ovejas a una familia de la zona

La familia Pérez, ganaderos de Los Menucos, vivió una difícil situación, lo cual generó indignación …