Cosecha de cerezas y otras frutas en Río Negro: Llegaron 14.000 obreros del Norte argentino

 

Desde el inicio de la cosecha de cereza en la provincia de Río Negro, en octubre de 2020, ingresaron al Alto Valle y Valle Medio 14.000 trabajadores migrantes en su mayoría desde las provincias del Norte argentino. En los denominados “operativos de la fruta” se han contado hasta el 30 de marzo  3.000 relevamientos y verificaciones de protocolos Covid-19.

En todo este proceso además se verificó y capacitó a representantes de los gremios de la Fruta, UATRE, SOEFRNYN STHIMPRA, Cámaras y Federación de productores y empresarios, tareas efectuadas en conjunto con Salud Pública.

“Cada año llegan entre 20 y 30 mil trabajadores migrantes y hasta el momento tenemos un registro de 14,000 trabajadores que vienen de afuera. Eso demuestra que ha sido mayor la contratación de personas de la zona, a diferencia de otros años”, dijo la subsecretaria de Trabajo de Río Negro, Natalia Reynoso.

Se informó que por la pandemia de Covid-19 y los mayores controles en el ingreso y egreso, la Secretaría de Estado de Trabajo indicó que desde el inicio de la temporada productiva en la región, se ha registrado una mayor contratación de mano de obra local para realizar las tareas de cosecha de peras y manzanas.

Reynoso expresó que “este año se aumentó la demanda y contratación de mano de obra local. Por este motivo no faltó gente en ninguna de las etapas de la cosecha y esta actividad no tuvo la afectación económica de otros sectores”.

En el contexto de pandemia, desde marzo del 2020, la Secretaría de Estado de Trabajo ha tenido “una intensa actividad, incrementada por la realización de operativos de repatriación de obreros del Norte que fueron encontrados en el valle cuando se decretó la cuarentena. Estos mismos procedimientos se están realizando en estos meses y se han efectuado teniendo en cuenta los convenios alcanzados con cada provincia”.

“A nivel sanitario si bien la idea fue contener y cuidar la salud de los trabajadores migrantes locales, sus grupos familiares y la comunidad, ante los posibles colapsos del sistema de salud, es importante destacar que hubo un mínimo porcentaje de casos de coronavirus. Hubo siete casos positivos en una chacra en la cual había 32 trabajadores. No se dieron todos los casos en simultáneo y se tomaron todas las medidas sanitarias indicadas. Y luego otros dos casos en otra chacra. En cada situación hubo una intervención conjunta con Salud Pública, los gremios de la Fruta UATRE, SOEFRNYN STHIMPRA las cámaras y federación de productores y por supuesto de Trabajo y se hicieron los aislamientos correspondientes”, expresó la funcionaria provincial.

“Todo se hizo con más anticipación, se prepararon las condiciones de vivienda. Se hizo convenio entre productores y empleados para que cada empresa establezca las responsabilidades de trabajadores y empleadores, no solamente de cumplimiento sanitario sino convivenciales, se pautaban horarios para el traslado al establecimiento”, indicó la subsecretaria de Trabajo.

Además, en el inicio de la pandemia en 2020, se conformó un comité de seguimiento, integrado por los ministros de Gobierno y Comunidad, Rodrigo Buteler y de Salud,  Fabián Zgaib, la secretaria de Estado de Seguridad y Justicia, Betiana Minor; su par de Trabajo, Jorge Stopiello y el secretario de Transporte, Juan Ciancaglini, junto al Consejo Federal del Trabajo.

Con ellos se ejecutó el protocolo de repatriación que comenzó en marzo 2020 y se articuló con los intendentes de todos los municipios y camineras viales y con todas las provincias del Norte y, en el caso puntual de Tucumán, se hizo un acuerdo para el traslado y bajo ese convenio vinieron a esta temporada.

El trabajo con las cámaras y productores en este sentido fue preciso y se analizó específicamente quiénes iban a trabajar en temporada como permanentes discontinuos que venían con contrato. Se acordó además que fuera sin niños y sin familias.

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Río Negro: La temible bandolera inglesa. Puntería infalible, metía miedo con su presencia

Si León Gieco hubiera conocido la historia de Elena Greengill, la temible “bandolera inglesa”, seguramente …