María Alejandra, conductora de colectivos: “Desconfiaban de mí por el solo hecho de ser mujer”

 

María Alejandra Bustos maneja colectivos que trasladan turismo estudiantil y viajes de adultos mayores en San Carlos de Bariloche. Desde muy joven aprendió a conducir camiones y se convirtió en jefa de hogar con una hija a cargo y un rodado de gran porte como herramienta de trabajo.

En un mercado laboral masculinizado no consiguió empleo como camionera, aunque sí como conductora de combis y colectivos cuando el sector turístico le dio una oportunidad.

“Fui avanzando en mi tarea, en la que llevo más de 20 años, por recomendaciones de las empresas en las que trabajé. Nunca conseguí trabajo por currículum porque desconfiaban de mí por el sólo hecho de ser mujer”, indica Alejandra en una entrevista. Sin embargo, esta situación se va modificando y ella considera que el desarrollo de las mujeres en esta actividad es un aporte significativo a la actividad turística de la provincia.

Comenzó a conducir transportes turísticos para poder mantener el hogar “siendo madre soltera me permite vivir, alquilar, pagar los servicios y que ni a mi hija ni a mí nos falte nada”, agrega.

A la hora de pensar qué mensaje le gustaría compartir a las mujeres trabajadoras del turismo de Río Negro, en el marco del mes de la mujer, Alejandra Bustos sostuvo que “lo más importante es saber que existe muy buena gente en este rubro, Hay solidaridad y siempre se encuentra ayuda cuando se la necesita”.

Su llegada a Bariloche: un nuevo comienzo

Cuando quebró la empresa para la que trabajaba Alejandra, en Calafate, los ómnibus se vendieron a prestadores de servicios de Bariloche. Cuando se realizó el operativo de traslado de los colectivos, ella condujo uno en medio de una tormenta de nieve, sus maniobras y el buen arribo causaron admiración y los nuevos propietarios inmediatamente le ofrecieron trabajo “por primera vez en blanco, lo que me cambió la vida a mí y a mi hija”, comparte la transportista cordillerana.

“Mi actividad laboral hizo que me alejara de mi familia pero también me da satisfacciones como conocer lugares y gente buena que siempre colaboró para que mi trabajo sea placentero; desde que estoy en Bariloche siempre me ayudaron y me respaldaron”, valora Alejandra.

Trabajo y estereotipos

Alejandra destaca que gracias a iniciativas que tienden a poder establecer cupos laborales y a algunas aperturas que nota a lo largo de sus 20 años como conductora se va logrando mayor presencia de mujeres transportistas y expresó que, su sueño es que “todas las personas tengamos la oportunidad de trabajar en los distinto rubros, que la gente se fije en la habilidad que cada uno tiene, más allá del género y que eso sea lo que te permita acceder a un puesto laboral”.

Alejandra cuenta que cuando llegó a Bariloche era la única mujer trabajando como conductora de transporte turístico. “Ahora yo creo que somos más de 15 conductoras en la ciudad. Todavía peleamos contra los estereotipos de la mujer en la conducción de vehículos y la capacidad que tenemos; pero en la medida en que nos dan la oportunidad laboral, demostramos que tenemos la misma habilidad y podemos avanzar en los derechos que nos corresponden”, concluye la trabajadora del turismo, que recorre las rutas y caminos de la cordillera rionegrina.

 Fuente: Prensa Casa de Gobierno de Río Negro

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Encapuchados volvieron a ingresar a un campo en Cuesta del Ternero y agredieron a policías

  Encapuchados volvieron a ingresar a un campo en Cuesta del Ternero, en la zona …