Inicio Destacados Piden dar una mano a Héctor, de 79 años, dueño de la calesita de El Cóndor

Piden dar una mano a Héctor, de 79 años, dueño de la calesita de El Cóndor

Héctor Oscar Chichiri, de 79 años, es el dueño del parque de diversiones “Baby Park” que se encuentra ubicado cerca de la calle del principal acceso al balneario El Cóndor, a 30 kilómetros de Viedma, donde más de un niño ha dejado su sonrisa grabada en el lugar y destacado por mantener el delicado detalle de los juegos de las primeras calesitas instaladas en el país.

Hace tres años que Chichiri está pasando la temporada instalado en El Cóndor y ahora, a causa de la pandemia por covid 19, el parque quedó en silencio y, como resultado, un golpe al bolsillo de Héctor, que atraviesa un difícil momento por la situación.

Contó que está “encerrado como zorzal en la jaula”, sin poder trabajar, pero expectante para poder abrir con los protocolos sanitarios.

La trayectoria de “Baby Park” comenzó en el año 1957 en Viedma, cuando Héctor decidió formar su propio parque, ya teniendo experiencia por trabajar en el rubro.

Comentó sobre el recorrido de años por la Línea Sur y otros lugares de la provincia, donde muchos niños jugaron en el parque y recordó viejos tiempos, destacando apellidos sureños muy conocidos como Marín, Solaimán, Zain, Navarro, Yauhar y amistades que ha ganado a lo largo de su vida por sus viajes de trabajo a los pueblos sureños.

A la espera de la próxima temporada, con la esperanza de poder abrir y tener la visita de algún funcionario, resaltó la importancia de los “vecinos en mi vida, a quienes les voy a estar eternamente agradecido; muy buenos vecinos, miro, pego el grito y ya están, me viven preguntando que necesitás? Tenés algo para comer? Porque piensan que estoy sin un peso o estoy sin comer”, expresó muy emocionado.

Héctor dejó en claro que vive de una pequeña jubilación, que gracias a Dios tiene para comer, pero que el dinero no le alcanza, que no “pide nada” y si el orden municipal o provincial lo puede ayudar estaría eternamente agradecido, mientras tanto lleva adelante la venta de pelotas inflables para poder subsistir. Chiquitas ($150), medianas ($200) y grandes ($250).

“Ayudemos a Héctor; si vas a pasar el día al balneario El Cóndor no te olvides que el parque “Baby Park” está en una situación complicada, pero la venta de pelotas inflables infantiles ayuda a nuestro abuelo a salir adelante”,  difundió Carla Eliana Spaiger Yauhar, fotógrafa profesional de Los Menucos y Viedma, quien agradeció a Carina Howez, que se encargó de distribuir la información de las ventas de pelotas infantiles “Una caricia al alma”.

Por colaboración comunicarse al 2920-272864

Texto y fotos: Carla Eliana Spaiger Yauhar

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Interés en Río Negro por fabricación de prótesis para personas con pocos recursos

  En la ciudad de El Bolsón se ha desarrollado una iniciativa social y comunitaria …