Inicio Destacados La estirpe de los Castañeda en la ciudad de Choele Choel

La estirpe de los Castañeda en la ciudad de Choele Choel

El apellido de origen toponímico Castañeda procede de diferentes lugares de España al hacer alusión a un sitio poblado de castaños, siendo uno de los principales el lugar de su nombre en la región de Cantabria. Tuvo casas importantes en Iguña, en Santander, en cuya Colegial tuvo capilla con sus armas Diego Herrera Castañeda y Escalante, caballero de Alcántara, en Selaya, en Sobremazas, en el lebaniego valle de Bedoya, en Sopeña y Selores, en Villasevil y otros lugares de Toranzo, en Reinosa y otros puntos de Cantabria. De las de Toranzo, sobre todo, deriva la rama americana, con profuso arraigo en varios países de habla hispana, especialmente México y Argentina.

Tal vez el más ilustre y conocido acá en nuestro país, sea el padre Francisco de Paula Castañeda, un  fraile de combate, célebre por la gran cantidad de diarios que fundó y por su polémica visión sobre la educación, que por sus ideas supo ser desterrado a Carmen de Patagones y al cual lo recuerda una calle de la ciudad de Buenos Aires.

En la provincia de Río Negro el apellido está presente en varios lugares y desciende sin ninguna duda de don Miguel Castañeda y su esposa Manuela Castro (mis bisabuelos) los que provenientes de Carmen de Patagones se radican definitivamente en Choele Choel en el año 1881, estableciendo una casa de comercio, según consta en varios archivos, entre ellos en el libro “Río Negro, pasado y presente”.

En un poema de la historiadora Cruz Engracia Palacio titulado “Las casas” se la cita recordando que siendo niña habitó en la amplia casona que hiciera para posta Castañeda y que fue oportunamente asiento del gobierno rionegrino.

El historiador Omar N. Cricco en su ameno libro “Una historia de Choele Choel” también recoge este dato aportando que “aún en pie está la casa de don Miguel Castañeda, llegado a la localidad en 1882 (hay un año de diferencia) para dedicarse al comercio, primero con hotel y después con ramos generales. Y agrega Cricco que “según la tradición local, el señor Castañeda, también llegó a atender el servicio de postas en el corto período en que las galeras corrieron por el valle”.

Con respecto a la diferencia de fecha debe tener razón Cricco pues hay una fotografía de doña Manuela Castro de Castañeda fechada en el año 1881.

El ensayista César Vapñarsky en su libro “Pueblos del Norte de la Patagonia” le dedica unas líneas  e inserta una fotografía de la casona en cuestión.

El padre Entraigas cita en su libro “El ángel del Colorado”, donde describe la misión del Padre Pedro Bonaccina junto al padre Stefenelli por el Valle Medio en el año 1888, que ambos sacerdotes “llegaron a la población de Choele Choel que estaba bajo las órdenes del Coronel Pablo Belisle. Era entonces un acantonamiento de unos 2.000 soldados, otros tantos indígenas y algunos provincianos. Los misioneros –relata Entraigas- se alojaron en la casa de comercio de don Miguel Castañeda. La lluvia pertinaz no les permitió hacer gran cosa; pero siempre pudo el Padre bendecir algunos casamientos, bautizar algunas criaturas y rezar una misa de campaña para la tropa. La lluvia le hizo anticipar el regreso; temía que le interceptara el camino. Y emprendieron la vuelta a Patagones después de dos meses de aventuras misioneras”.

Carlos María Gorla en “La capitalización de Viedma” refiriéndose a la famosa creciente que azotó la zona en el año 1899 cita que “En la estación la creciente llegó hasta veinte metros del edificio. Siguiendo el camino al pueblo se encuentran dos poblaciones, del campamento, las que fueron rodeadas por el agua, pero que no han sufrido nada por no haber alcanzado a penetrar en el interior de ellas. En cuanto al pueblo se han inundado completamente cuatro pequeñas poblaciones, situadas más hacia el valle, y las casas de los señores Gaviña y Castañeda, la primera casa de comercio, y fonda y un pequeño almacén la segunda, éstas se encuentran, unas hacia la falda de la loma, habiendo alcanzado en ambas a tener cincuenta centímetros de agua”. El texto precedente reproducido por Gorla figura en una nota del entonces Juez de Paz de Adolfo Alsina Isidro Burrieta al gobernador Tello, con  fecha 3 de Agosto de 1899.

Fueron así don Miguel Castañeda y su esposa Manuela Castro verdaderos pioneros del desarrollo del Valle Medio y han dejado una frondosa familia con ese apelativo cuyos integrantes se han destacado en  la docencia, en las filas de la policía de Río Negro, en la actividad política y en la cultura tanto de esta provincia como en otros lugares donde la vida los ha llevado.

Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Rige recompensa de $500.000 para quienes aporten datos en búsqueda de Carlos Painevil

Está vigente la recompensa de $500.000 para quienes aporten datos, información, testimonios u otra prueba …