Inicio Destacados La fantástica relación de las muertes de Kennedy y Lincoln, vista por un escritor rionegrino

La fantástica relación de las muertes de Kennedy y Lincoln, vista por un escritor rionegrino

A veces se dan causalidades que sorprenden pero que no tienen una explicación racional. Se sabe que el ex presidente Abraham Lincoln tenía frecuentes presagios de su muerte. Son esos hechos fortuitos como una puerta que se abre al laberinto del inconsciente.

Se cuenta que “pocos días antes de la tragedia, Lincoln tuvo un sueño que relató a su mujer. Al parecer se encontraba en la Casa Blanca en medio de dos recintos vacíos aunque escuchaba sollozos y llantos provenientes de toldas y de ninguna parte. Por fin llegó a un cuarto lleno de gente que miraba tristemente un catafalco dentro del cual había un cuerpo yacente. A su lado, un grupo de soldados montaba guardia. Lincoln preguntó entonces a uno de los soldados quién era el muerto y el otro le contestó: “El presidente, señor”.

¡La tragedia del magnicidio de Lincoln se reencarnó en el John Fitzgeral Kennedy? Los parecidos son sorprendentes.

“El día de su muerte Lincoln se encontraba asistiendo a una representación en el teatro Ford. En el día de su deceso Kennedy viajaba en un automóvil marca Lincoln”.

Lincoln y Kennedy fueron asesinados por la espalda, en la cabeza. Los dos murieron un viernes en presencia de sus esposas.

“John Wilkes Booth, asesinó al presidente Lincoln en un teatro y se refugió en una barraca. Oswald disparó sobre Kennedy desde un depósito de mercaderías y trató de ocultarse en un teatro.

Lincoln fue electo en 1860; Kennedy en 1960. Booth y Oswald fueron abatidos antes de que pudieran ser juzgados. La secretaria de Lincoln se llamaba Kennedy y la de Kennedy se llama Lincoln.

“Booth nació en 1839. Oswald en 1939. Tanto uno como el otro eran oriundos del Sur.

“Durante las presidencias de Lincoln y de Kennedy los Estados Unidos estuvieron sucesivamente divididos por la Guerra de Secesión y luego por los Derechos Humanos”.

“En ambos casos los vicepresidentes se llamaban Johnson y eran demócratas sureños que se habían desempeñado como senadores. Andrew Johnson había nacido en 1808 y Lyndon Johnson en 1908”.

“Los nombres de Lincoln y de Kennedy contienen, cada uno siete letras. Se ha escrito que “a esta lista de increíbles correspondencias podría agregarse otra serie de interpretaciones cabalísticas aún más extrañas”. Por ejemplo, se han realizado estudios numerológicos de sus nombres y apellidos encontrándose increíbles coincidencias.

Por último, otro detalle: en la mañana de aquel funesto día, horas antes de su muerte, Kennedy afirmó: “Si alguien quisiera algún día eliminar al presidente de los Estados Unidos le bastaría simplemente subir hasta un edificio alto armado de mira telescópica y nadie podría impedirle que atentara contra la vida del Primer Magistrado”.

Tal vez ya lo dijo el delicado poeta William Yeats: “El mundo visible ha dejado de ser realidad y el invisible ha dejado de ser sueño”.

Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

Nota: Los encomillados pertenecen al escritor Juan Norberto Comte

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Adicionales: Asistentes del gobernador $5.000 a $12.000; cajeros del IPROSS $564 a $1.412

Dos decretos gubernamentales, difundidos oficialmente este martes 20, actualizan adicionales dispuestos para el personal dependiente …