Docentes de 12 provincias se capacitaron en Balseiro y Centro Atómico de Bariloche

 

Un grupo de 30 docentes, de 23 a 60 años de edad y de escuelas de enseñanza media de 12 provincias, participó de la edición 2018 del Centro de Formación Continua del Instituto Balseiro. La capacitación incluyó talleres prácticos y charlas teóricas de sistemas biológicos, que se dictó en las instalaciones del Balseiro y del Centro Atómico Bariloche.

Los 30 profesores de escuelas secundarias viajaron al Instituto Balseiro, en Bariloche, para aprender sobre el uso de herramientas utilizadas por biólogos, químicos y físicos para estudiar los sistemas biológicos. “Los docentes regresaron a sus respectivas ciudades, con ideas y nuevas inquietudes para implementar luego en sus clases”, explicaron desde el Instituto.

A partir de una experiencia sencilla de laboratorio, utilizando muestras biológicas, los participantes aplicaron técnicas bioquímicas de purificación y caracterización de proteínas, cultivo celular, análisis de imagen asistido por computadoras, junto con distintos procedimientos matemáticos para ajustar los resultados a modelos teóricos.

Los docentes tuvieron además la oportunidad de visitar los distintos laboratorios e instrumentos del Centro Atómico Bariloche, donde funciona el Instituto Balseiro. Y en el transcurso de la estadía, de una semana de duración, pudieron desarrollar una mirada biofísica al mundo biológico a nivel molecular y celular, según explicó Mauricio Sica, docente del Instituto Balseiro, dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO).

Sica integra la Comisión Organizadora del CFC junto a los científicos y docentes del Balseiro, Víctor Correa, Guillermo Rozas y Liliana Mogni.

“El principal objetivo de este curso fue brindarles a los participantes la oportunidad de conocer cómo trabajamos los científicos de distintas áreas, como físicos, biólogos y bioquímicos, para abordar los interrogantes que actualmente presentan las ciencias biológicas. Nos propusimos discutir conceptos fundamentales de la biología molecular y acercar herramientas experimentales, sencillas o complejas, que nos permiten demostrarlos, obtener conclusiones o proponer nuevos desarrollos científicos y tecnológicos”, contó Sica, que es bioquímico, Doctor en Bioquímica e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

“El curso superó nuestras expectativas. Creemos que los conceptos que presentamos han producido un impacto en la formación de los participantes. Lejos de los modelos simples que podemos encontrar en los libros de texto, creemos haber abierto una ventana a los problemas que enfrenta hoy la ciencia”, dijo Sica, que trabaja en el IEDS (Instituto de Energía y Desarrollo Sustentable) con sede en el Centro Atómico Bariloche. Y agregó: “Por otro lado, en el laboratorio pudimos desarrollar actividades sencillas que se pueden replicar en muchas escuelas, y además enriquecimos su experiencia llevando a cabo técnicas avanzadas de laboratorio y análisis de datos asistido por computadora”.

En esta edición del CFC, las provincias de Neuquén, Misiones, Tucumán, Chubut y San Luis contaron con un representante cada una. Córdoba tuvo dos embajadores; Buenos Aires, tres; y Río Negro, cuatro. Y las provincias con más participantes fueron Santa Fe, con cinco docentes, y Mendoza, con seis. ¿Qué formación traían consigo? En su mayoría, eran profesores o Licenciados en Biología, Química, Física, Matemáticas y hasta Cosmografía.

Los docentes participantes demostraron un entusiasmo insuperable y una gran calidad humana, según destacaron los organizadores del curso. Y agregaron que el grupo mantuvo el interés al máximo en todo momento: en las clases, en el laboratorio, en los seminarios de investigadores invitados y en las visitas a las instalaciones del CAB. Al final del curso, se trabajó en equipos para desarrollar propuestas donde demostraron una gran imaginación que les permitirá volcar lo que aprendieron en sus aulas.

Una de las participantes, la profesora de Biología Andrea Armando, de Santa Fe, sintetizó en pocas palabras su balance sobre el CFC 2018: “Fue un curso muy interesante donde nos brindaron herramientas para perfeccionar nuestra labor docente desde conceptos teóricos y experiencias. Lo que destaco es la buena predisposición y calidez de los docentes, y la calidad de los conocimientos que nos transmitieron”. “Para los docentes, es indispensable la formación y la capacitación continua. Trato de hacer todo lo que esté a mi alcance para seguir aprendiendo”, agregó Armando, que tiene 31 años y da clases en el Liceo Militar General Belgrano de la provincia de Santa Fe.

Andrea Armando contó que decidió anotarse porque tenía interés en conocer el Instituto Balseiro, y también por la interesante temática propuesta. “Es la primera vez que participo y espero poder volver más adelante. Son experiencias que ‘abren la mente’ y no tienen ningún desperdicio. En parte, por los contenidos teóricos y prácticos del curso, y por otro lado, por la posibilidad de conocer docentes de todo el país”

Los organizadores del CFC además agradecieron a los miembros del CAB que ayudaron a que este curso sea un éxito. Entre ellos, a la Dra. Belén Prados y al Dr. Lucas Mongiat que brindaron su tiempo para entusiasmar al grupo de participantes del CFC con sus investigaciones y responder todas las preguntas. También, al Dr. Darío Sanz y su grupo que abrieron las puertas del Centro de Radioterapia y les mostraron la enorme cantidad de actividades que allí desarrollan. Y también a la Dra. Adriana Serquis, que se sentó frente al microscopio electrónico de barrido y les dio una clase magistral mientras operaba los comandos del equipo.

El ritmo de las clases fue intensivo: comenzaronn a las 8.30 y finalizaron a las 17.30, con un intervalo para almorzar al mediodía. Los participantes tuvieron alojamiento gratis en habitación doble (compartida con otro participante del curso), con cocina-comedor de uso general. Además contaron con desayuno gratis y acceso a las facilidades del campus del Balseiro y del CAB, donde hay comedor bufete y proveeduría.

El curso, que transcurrió en el campus del Instituto Balseiro y del Centro Atómico Bariloche del 9 al 13 de julio, no cubrió pasajes ni viáticos, pero tampoco tuvo costo de inscripción.

La próxima edición se realizará en 2019, y el período de inscripción estará abierto durante los meses de marzo y abril. Para más información, ingresar a www.ib.edu.ar ≥ Extensión para todo público ≥ Centro de Formación Continua.

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Fuerte pelea entre dos policías rionegrinos. “¡Cosas de muchachos!, dice Roberto, 74 años

  Fue para estos días del año, pero en 1967. Yo era cabo cadete y …