El 9 de julio en la obra de Jorge Luis Borges

 

Es conocido que Jorge Luis Borges, influenciado tal vez por la lectura de los libros de Carlyle, no tenía en muy alto concepto los fastos históricos, los homenajes a través de panegíricos ni la construcción de estatuas. Creía más bien que las verdaderas fechas donde se cambió el destino de la humanidad eran otras, por ejemplo cuando en el teatro griego se agregó al hipócrita elevado por el coturno un segundo personaje, aduciendo que esto prefiguró la multitud y abrió el diálogo entre los actores.

Sin embargo, en algunos de sus poemas y textos cultivó el halago a la estirpe de sus antepasados que incluso dieron la vida por servir a los intereses de la libertad.

Él, que con una gran dosis de ironía se refería con palabras despectivas a la Patria y al culto de sus héroes –supo decir como Carlyle que las estatuas, horrendos solecismos de bronce, deberían fundirse para hacer bañaderas- dejó sin embargo páginas memorables como por ejemplo su concepto acerca de la Patria: “El joven amor de mis padres, la memoria de los mayores, los rostros y sus almas, una vieja espada, las agonías, los destierros, una mano que templa una guitarra, el olor de la madreselva, una enciclopedia, las galerías de una biblioteca por las que anduvo Paul Groussac, el sabor de una fruta, la voz de mi padre, la voz de Macedonio Fernández, una casa en la que he sido feliz o en la que he sido desdichado (lo mismo da), un ocaso que ya no tiene fecha, un daguerrotipo, el arco de un zaguán, el aljibe…”

“Eso escribí. La Patria es ahora todas las patrias, todos los árboles que me dieron su sombra, todos los libros que he leído para mi bien, todos los hombres de buena voluntad, que serán, fueron y son”.

“Creo ser un buen argentino, un buen europeo, un buen cosmopolita, un buen ciudadano, de esa Utopía, clara y remota, que nos librará de fronteras y de batallas”.

Dejó también dos poemas antológicos glosando las glorias del día 9 de Julio de 1816, el primero de ellos profusamente difundido fue escrito en el año 1943 y dedicado al antepasado de su sangre el doctor Francisco Narciso de Laprida, asesinado el día 23 de septiembre de 1829 por los montoneros de Aldao. Se trata del famoso “Poema Conjetural” donde Borges imagina lo que piensa el héroe de la independencia antes de morir:

 

“Zumban las balas en la tarde última,

Hay viento y hay cenizas en el viento,

Se dispersan el día y la batalla

Deforme, y la victoria es de los otros.

Vencen los bárbaros, los gauchos vencen.

Yo, yo que estudié las leyes y los cánones.

Yo, Francisco Narciso de Laprida,

Cuya voz declaró la independencia

De estas crueles provincias, derrotado,

De sangre y de sudor manchado el rostro,

Sin esperanzas ni temor, perdido,

Huyo hacia el Sur por arrabales últimos.

 

Como aquel capitán del Purgatorio

Que huyendo a pie y ensangrentando el llano,

Fue cegado y tumbado por la muerte

Donde un oscuro río pierde el nombre,

Así habré de caer. Hoy es el término.

La noche lateral de los pantanos

Me acecha y me demora. Oigo los cascos

De mi caliente muerte que me busca

Con jinetes, con belfos y con lanzas.

 

Yo que anhelé ser otro, ser un hombre

De sentencias, de libros, de dictámenes

A cielo abierto yaceré entre ciénagas;

Pero me endiosa el pecho inexplicable

Un júbilo secreto. Al fin me encuentro

Con mi destino sudamericano.

A esta ruinosa tarde me llevaba

El laberinto múltiple de mis pasos

Que mis días tejieron desde un día

De la niñez. Al fin he descubierto

La recóndita clave de mis años,

La suerte de Francisco de Laprida,

La letra que faltaba, la perfecta

Forma que supo Dios desde el principio.

En el espejo de esta noche alcanzo

Mi insospechado rostro eterno. El círculo

Se va a cerrar. Yo aguardo a que así sea.

 

Pisan mis pies la sombra de las lanzas

Que me buscan. Las befas de mi muerte,

Los jinetes, las crines, los caballos,

Se ciernen sobre mí…Ya el primer golpe,

Ya el duro hierro que me raja el pecho,

El íntimo cuchillo en la garganta”.

 

Aún con mayor pudor en su “Oda escrita en 1966” nuestro escritor en un fragmento de la misma nos invita a ser dignos del mandato de los hombres de Tucumán:

“Nadie es la Patria, pero todos debemos

Ser dignos del antiguo juramento

Que prestaron aquellos caballeros

De ser lo que ignoraban: argentinos,

De ser lo que serían por el hecho

De haber jurado en esa vieja casa.

Somos el porvenir de aquellos varones,

La justificación de aquellos muertos;

Nuestro deber es la gloriosa carga

Que a nuestra sombra legan aquellas sombras

Que debemos salvar”.

 

Que todos podamos también decir como Borges: Arda en mi pecho y en el vuestro, incesante, ese límpido fuego misterioso.

 

Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Río Negro: Buscan 5 licenciados en Psicología y Trabajo Social, abogado y arquitecto

  La Secretaría de Seguridad y Justicia de Río Negro incorporará un asesor legal (abogado) …