Carlos Gardel: “Un argentino de pura cepa”. En Viedma hay un museo dedicado a su memoria

 

Como sucede casi siempre con las grandes personalidades destacadas muchos lugares se disputan su lugar de nacimiento. El caso de nuestro ídolo Carlos Gardel no podía ser distinto y ha hecho correr ríos de tinta, disputándose Francia, Uruguay y nuestro país, Argentina.

Por gentileza del querido amigo y escribano Rubén Baqueiro, al que siempre recuerdo, obra en mi poder copias certificadas que para siempre ponen fin a la polémica: Una de su acta de nacimiento y otra de su testamento ológrafo o sea de su puño y letra.

El primero dice textualmente: “Ville de Toulouse – Departement de la Haute-Garonne –  Anée 1890 –Nº 2481/2 – Gardes – Extrait d un ACTE de NAISSANCE: “Le 11 decembre 1890 a 2 heures du matin est ne Charles Romuald Gardes——–Sans mention——“.  Extrait certifie conforme au registre. Toulouse, le 20 juillet 1988 – Le Fonctionnaire Delege – y Firma Gerard Eichene. El amigo Rubén en su amable dedicatoria dice: “Para el amigo difusor de la cultura popular de parte del escribano rural Rubén Baqueiro. Guardo como un tesoro este documento.

De igual forma me obsequió otra copia certificada, esta del testamento ológrafo, o sea de puño y letra del cantor. En el mismo, de tres carillas, el mismo Gardel, tan celoso de su vida privada, se explaya sobre su nacimiento, su madre y sus apelativos. En el primer párrafo escribe que “Soy francés nacido en Toulouse el día 11 de Diciembre de 1890 y soy hijo de Berthe Gardés”.

En el segundo manifiesta lo siguiente: Hago constar expresamente que mi verdadero nombre y apellido son Carlos Romualdo Gardés, pero con motivo de mi profesión de artista, he adoptado y usado siempre el apellido “Gardel” y con este apellido soy conocido en todas partes”.

En el tercer ítem escribe que “Soy de estado soltero y no tengo hijos naturales. Agrega en el cuarto que “No debo suma alguna y perdono todo lo que me deben”.

“Nombro –dice el Morocho del Abasto”- por mi única y universal heredera der todos mis bienes y derechos a mi nombrada madre Berthe Gardés y también albacea testamentario a mi amigo Armando Delfino para que liquide mi testamentaria  y asesore a mi nombrada madre la tramitación de la misma”.

“No teniendo otras disposiciones que hacer, hago constar que el presente ha sido redactado de mi puño y letra y de una sola vez y lo firmo en la fecha de arriba indicada”. Y firma Carlos Gardel.

En mi “Autorretrato” yo, entre otras preferencias me defino como “gardeliano sin sombrero”. Gardel es nuestro mito nacional, es el “Bronce que ríe”, es “El Morocho del Abasto”, el que “cada día canta mejor”, el que “tiene una lágrima en la garganta”, “El Mudo”, “El Zorzal Criollo”, “Carlitos”, “El Francesito”, “El Troesma”. Ese que tenía alma de niño y sonrisa de ángel.

Existen en la actualidad excelentes biografías del cantor, incluida una del escritor inglés Simón Collier.

Sus discos se cotizan como nunca, hay museos –como en Viedma- dedicados a su memoria. Está en las estampitas, en el arte de los fileteros, viaja en colectivo y más allá de los documentos, para todos nosotros será argentino de pura cepa.

Texto: Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

 

TÍTULO ORIGINAL: CARLOS GARDEL NACIÓ EN LA VILLE DE TOULOUSE, ERA FRANCÉS NI EN BUENOS AIRES MENOS EN TACUAREMBÓ

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Dos diarios porteños dicen que Bahía Creek, a 130 km de Viedma, es un paraíso escondido

En menos de una semana, dos diarios porteños –primero, La Nación y después, Crónica- publicaron …