Alabanzas a la A, que es mi letra preferida ¿Se puede escribir un texto con solo esa vocal?

Dos escritores españoles, Ramón del Valle Inclán y especialmente Ramón J. Sender, entre otros, dieron una importancia pictórica a las vocales, sosteniendo toda una teoría al respecto. Sintetizando decían que las vocales tenían color y luz.

Las palabras –decían- “tienen más color que sonido”. La a es una vocal blanca. Los nombres de los metales hierro, plomo y bronce no tienen aes: son metales oscuros. Oro y cobre, metales rojizos, tampoco. Pero plata sí. Otros ejemplos a mano: el pelo negro al hacerse blanco se convierte en cana con dos aes. Con la luz meteórica nos daremos cuenta que la noche  y el nocturno no tienen aes, pero sí la aurora, la alborada y la mañana. La tarde todavía tiene una a , pero al marcharse la luz es el crepúsculo en el que desaparece. El valor de las vocales –que parece tener el secreto de la sonoridad de las palabras- es más importante que el sonido”.

“Alma cándida es un alma pura, llena de aes. Angelical tiene dos. Misterioso ninguna. Diáfana dos, Sombrío ninguna. Claro, una. Confuso, ninguna. Vida, una. Muerte, ninguna. Día, una. Noche, ninguna”.

Hasta aquí con estos conceptos, pero hay muchos ejemplos más. Pero, ¿se puede escribir usando una sola vocal como León Gieco escribió su letra “Ojo con los Orozco” usando solamente la O?

Yo, humildemente, por mi parte, como tengo una gran embonía con la a, escribí mis “Alabanzas a la a”.

“Hablarán las palabras claras en la mañana galana. Aclararán la garganta franca y larga. Habrá aldabas. Atracarán las barcas a la rada. Harán palanca las campanas. Al alba aclarará la calma”·

“La casa blanca grata. Abrasará granadas. Amasará la masa. Abarcará la nada. Ranchará la carnaza magra. Lavará manzanas, catará naranjas, tragará bananas, tajará ananás, yantará la palta. Saltará la ranchada. Gran panzada”.

“La dama malvada malgastará la plata. Mala. Lanzará las dracmas. Rajará la chancha. Calará la nada. La ganará la farra. Bacana cara a la dama nada alcanzará”.

“Avanza la gansa mansa. Cansada traspasa la charca. La gata flaca brama. Las ranas cantan baladas. La granja, las vacas, las batarazas. Tasará la balanza la panza. Andará la cabra blanca. La chancha lastrará. A las patadas la agarrarán”.

“La palabra sagrada salvará las almas. Aclamarán y cantarán. Harán danzas, gran algazara alcanzará a las bancas. Alabanzas para JHVA. Maranata. Atrás satanás. Jamás hará mal. Santa Ana hará palmas. Annás arrastrará su carga amarga. Abraham abrazará a Sara. Hablará Naatán. Naham sanará. Canaán”.

“Trabajarán para la madama. Habrá champan. Agradarán. Bacán pagará”.

“Plantas: jacarandá, arrayán, malva, azafrán, albahaca, allamanda, lavanda, calabaza, naranja, maranta, maya, palma, papa, batata”.

“Dama machaza. Bombacha bataraza. Calzará alpargatas. Clavará la taba. Cabalgará la alazana malacara. Hará labranza”.

“Bárbara la a. Alargará las palabras: barrabasada, abarragánala, achamacanárala”.

“Ama de casa lava las sábanas. Mamá abatatada manda. Sacará la palangana para lavar la cara. Hará la cama. Catará la nata. Garpará la grappa. Palmará la grasa. Sacará las papas, lavará la bacha.

Cargará la vaca. Agarrará la manga. Lavará las tazas”.

“La barcaza, la nasa, las cañas, la carnada, las agallas, las caballas. Las carpas. La mar, las canastas”.

“Tallarán las cartas. Las barajas mandarán. Bacará. Lámparas baratas. La banca gana. Racha malvada. Caramba. Malhaya”.

“Araca la cana. Bacán fanfa a la bataclana bajará la caña. Hará chanchadas. Manyada. Bagaza. Lampar nada. Raglán tasca rasca. Tarlatán tarasca. Sarasa. Ladra la chalcha macana macha. Arrastra calcañar. La chasca alba canas blancas. Chanta. Farfala. La calaña fajará a malandras”.

“Aman la a, la agrandan: Canadá, Panamá, Malta, Ghana, Chad, Granada, Kazajstán, Madagascar, Qatar, Sahara, la caravana va a Salta, a Alaska, al Taj Mahal, a la Alhambra”.

“A las más altas: Nanda, Ranralpaca, Palpana, Araral, Kañapa, Gankar, Namcha Barwa, Gardan Sar, Yampra, Ararat. Basta ya. Cansa”.

“Papá Baltasar. Paja brava. Tabla rasa. Falsa balanza. Santa Marta. Rata Blanca. Mala pata. Trabajar cansa. Vaca atada. Raja tabla. Malla cavada. Plata Lapas. Manga ranglan. Santa Bárbara. Carpa blanca. Carta Franca. Mala fama”.

“Amaranta. Carla. Amanda. Ana. Arantxa. Marta. Aldana. Clara. Da. Agar. Agatha. Alba. Ava. Habrá más”.

“Rataplán. Tantas zarandajas para hallar palabras blancas. Abracadabra pata de cabra. Ya basta. Hasta mañana.

Hablando de palabras, hoy en la biblioteca de mi pueblo me encontré con una niña y su mamá que retiró dos libros. Y la mamá me contaba que la niña soñaba con ser escritora cuando sea grande. Me puse muy contento.

Jorge Castañeda

Escritor – Valcheta

 

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Dos diarios porteños dicen que Bahía Creek, a 130 km de Viedma, es un paraíso escondido

En menos de una semana, dos diarios porteños –primero, La Nación y después, Crónica- publicaron …