Inicio Destacados Nuevas tecnologías en investigaciones criminales. Cómo llegaron hasta autora de homicidio

Nuevas tecnologías en investigaciones criminales. Cómo llegaron hasta autora de homicidio

El trabajo conjunto llevado a cabo por especialistas de las áreas de investigación del Ministerio Público, Cuerpos de Investigación Forense y Policía de Río Negro, con la aplicación de tecnologías de punta, permiten identificar a los autores de distintos hechos criminales. La investigación por el crimen de Eduardo Honores es confirmación de los resultados de esa modalidad de trabajo para la resolución de casos delictivos, destacaron funcionarios judiciales.

Eduardo Honores fue asesinado de un disparo en el pecho, en el interior de un baño el 7 de mayo de 2017, en Cipolletti. Según consideraron los investigadores desde un primer momento, una persona le había dado muerte cuando atravesaba un estado de indefensión para, posteriormente, robar su vivienda.

Habían pasado varios meses sin que la investigación por el crimen de Eduardo Honores hubiera permitido acusar formalmente a nadie. A pesar que desde la escena del hecho se habían recogido numerosas evidencias -huellas dactilares, perfiles de adn en colillas de cigarrillos, huellas de calzado, entrecruzamientos de llamadas telefónicas de la línea telefónica perteneciente a la víctima, entre muchas otras – y que los mismos fueron cotejados con distintos sospechosos, ninguno de ellos había arrojado resultados positivos.

“Un giro radical tuvo la investigación en diciembre de 2017 cuando se comenzó a sospechar de una mujer que fue finalmente condenada por el homicidio doblemente calificado por ser cometido con alevosía y criminis causa”.

Pero ¿cómo se llegó a la acusada?

 Huellas dactilares

Es que en principio y en un trabajo de laboratorio, el equipo de la Unidad Operativa para la Investigación, a cargo del licenciado en Criminalística Héctor Castillo, junto al técnico Pedro Quilográn se optimizó la calidad visual de una huella dactilar hallada a escasos centímetros del cuerpo del fallecido. El proceso se realizó a través de un sistema especializado y de última generación llamado DSC 5 que fue adquirido por la Procuración General en septiembre de 2017 y que permitió contar con doce puntos de referencia de comparación en lugar de los nueve que originalmente se habían detectado.

Ese rastro mejorado fue compulsado a través del sistema AFIS, que compara automáticamente una muestra de referencia – huella recabada en el lugar del hecho – con una base de datos con la que cuenta la provincia de Río Negro. En principio, los resultados fueron negativos.

Pero el trabajo de investigación continuó y se solicitó una nueva comparativa, esta vez con una base de datos nacional y que cuenta con más de 20 millones de registros de huellas dactilares. El resultado arrojado por el sistema fue positivo e indicaba a una mujer neuquina como la persona que había dejado su marca en la escena del crimen.

A partir de allí, la Brigada de Investigaciones de Cipolletti comenzó a trabajar para tratar de dar con la mujer, logrando ubicarla en la ciudad de Cinco Saltos. La Fiscalía, a cargo de Martín Pezzetta, solicitó un allanamiento en la vivienda de la mujer, de donde se secuestraron elementos que habían sido robado de la casa de Honores.

Reconstrucción del ataque

Días después del hallazgo del cuerpo sin vida de Honores trabajaron en el lugar los peritos del Gabinete de Criminalística y de la Procuración General de la provincia. En el lugar se utilizó un escanner 3D que posteriormente sirvió para realizar una reconstrucción virtual del homicidio que estuvo a cargo del arquitecto Gabriel Tonon, quien presta funciones en el Departamento de Reconstrucción Virtual de la Procuración General.

Esta reconstrucción -que consiste en una animación realizada a través de software especializado -tomó como base la secuencia de los hechos establecida por el licenciado Héctor Castillo realizada en base en los indicios hallados en el lugar. Para la reconstrucción también se utilizaron los resultados de los trabajos del perito balístico del Departamento de Balística Legal, Pedro Quilográn, de los peritos de la Policía de Río Negro y de los médicos forenses del Poder Judicial, Gustavo Breglia y Marcelo Uzal. Estos últimos profesionales estuvieron a cargo de la autopsia y de determinar la trayectoria balística en el interior del cuerpo de la víctima.

También se tuvo en cuenta un trabajo realizado por Castillo de la Unidad Operativa respecto de la proyección de rastros hemáticos (de sangre) ubicados en el baño de la víctima, donde finalmente se determinó que el hombre había fallecido.

A partir de estos trabajos, se pudo determinar con mayor certeza la modalidad en la que se efectuó el disparo mortal y reforzar la hipótesis de que el hombre se encontraba indefenso cuando fue atacado.

Entrecruzamientos telefónicos

El ingeniero David Baffoni, titular de la Oficina de Investigación en Telecomunicaciones, realizó un relevamiento de las últimas llamadas y mensajes de textos que se pudieron recuperar tanto del celular de la víctima, como de las líneas telefónicas de la acusada.

Cabe señalar que el celular de la víctima no fue hallado en la escena del crimen y que fue recuperado tiempo después del crimen en poder una persona que lo habría hallado de forma casual.

En el allanamiento realizado en la vivienda de la acusada se secuestraron equipos de teléfono celular y tarjetas SIMs (chip telefónico) que tras ser analizados permitieron suponer que una de las últimas líneas con las que la víctima había tenido comunicación, pertenecía a la sospechosa.

Además, del equipo telefónico de Honores – que había sido formateado – se pudieron recuperar sólo algunos mensajes de texto (SMS) que sugerían que Honores y la acusada se encontrarían la noche del crimen. Además, se dio cuenta de una serie de llamados telefónicos entre ellos dos tanto esa noche, como así también de semanas anteriores.

Un dato no menor que aportó el ingeniero, es que la mujer que fuera declarada culpable, hasta horas después del crimen utilizó una línea telefónica para comunicarse con la víctima, pero que esa misma madrugada la deshizo y cambió su número.

Pericia comparativa de adn

Con los elementos recolectados hasta ese momento se solicitó la formulación de cargos y se obtuvieron las muestras de adn de la imputada para realizar la comparativa con los perfiles genéticos de distintos elementos hallados en la casa del fallecido.

Todo lo anterior se envío al Laboratorio Regional de Genética Forense de la Procuración General de Río Negro, ubicado en la localidad de Bariloche. A cargo del mismo se encuentra la Licenciada en Ciencias Biológicas y magister en Antropología y Genética Forense, Silvia Vanelli Rey, mientras que el Laboratorio funciona desde 2012 gracias a los aportes económicos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Los resultados en las colillas de cigarrillos recolectadas de la escena del crimen también arrojaron que el perfil genético era el de la acusada.

El juicio y la condena

Durante el debate oral y público, declararon numerosos peritos que fueron los encargados de recolectar las evidencias de la escena del crimen y de analizarlas para concluir que la acusada sería quien habría dado muerte a Eduardo Honores.

De la sentencia del Tribunal integrado por Álvaro Meynet, Florencia Caruso y Julio Martínez Vivot, surge que “quedó acreditado en juicio en un todo la teoría del caso de la acusación, en efecto se trata de un cúmulo de fuertes indicios los que incriminan a la acusada que por su entidad deben considerarse graves, precisos y concordantes”

Además, los jueces agregaron que “quedo demostrado que ha sido indudablemente el baño el sitio donde Honores fue sorprendido y muerto de un disparo en el pecho no hay ninguna crítica seria a las labores de los equipos médicos, técnicos y criminalísticos que abordaron la escena del hecho”.

Esta semana se conoció que la pena que deberá afrontar la acusada es la de prisión perpetua.

DSC 5: la clave para avanzar en el proceso

La Procuración General de la provincia cuenta con un laboratorio que permite la obtención de evidencias de mayor calidad para mejores resultados en la investigación. Por sus características y por tratarse de un modelo de última generación, la provincia de Río Negro es la única que dispone con esta tecnología de vanguardia. Cabe señalar, que en la provincia de Mendoza se cuenta con una herramienta similar, pero de un modelo anterior.

El sistema DSC 5 esta compuesto por una cámara fotográfica de alta gama, que se encuentra adaptada de fábrica para el uso especifico en el laboratorio, una fuente de luces alternas y un software de procesamiento de imágenes, controlado con una rigurosa auditoria de carácter internacional. Además de lo anterior, también se dispone de una impresora láser de alta definición para plasmar los trabajos realizados.

Con todo lo anterior, los profesionales de la Unidad Operativa realizan un proceso de búsqueda o mejoramientos de huellas papilares en un ámbito muy favorable. El equipo permite además otras operaciones como por ejemplo la contrastación de residuos de tipo biológicos.

Para el caso Honores en concreto, se procesó un rastro de huella dactilar hallado en una caja de crema marca “Dermaglos”, aumentando la cantidad de puntos característicos de la misma, para lograr la aptitud para cotejo. Gracias a lo anterior y su vinculación con la base de datos del sistema AFIS nacional, se logró la identificación física de quien la imprimió en la caja y cumpliendo con los estándares internacionales de exigencia de aptitud.

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Lamentan muerte de médico de la ciudad de Cervantes. Virus: 11 fallecimientos

  Autoridades y equipo del Ministerio de Salud de Río Negro lamentan el fallecimiento del …