Compró un regalo y no funcionó: la indemnizarán. Le arreglaron mal lavarropas: cobrará $4.000

 

 Una mujer que adquirió una tablet para regalarle a su hijo el día de su cumpleaños será indemnizada por la suma de 6.500 pesos, porque el dispositivo estaba fallado.

El dispositivo no funcionó y la firma demandada le ofreció una reparación. La consumidora consignó que la tablet marca Positivo BGH no funcionó ni aún luego de llevarla al servicio oficial. Un año después le devolvieron el dinero.

Para realizar el reclamo, la mujer se acercó primero a la Oficina Municipal de Información al Consumidor, a la firma Garbarino SA y finalmente inició un proceso de “menor cuantía” ante el Juzgado de Paz de Cipolletti.

La jueza Gabriela Lapuente condenó a las demandadas Garbarino SA y a BGH SA a abonar 6.500 pesos: 2.500 en concepto de daño directo y 4.000 por daño punitivo.

“En relación a gastos de traslado, gastos de llamadas telefónicas y de fotocopias, aún no habiéndose adjuntado los comprobantes de los gastos propiamente dichos, es lógico y pertinente considerar que existieron ya que la actora para realizar los reclamos, necesariamente tuvo que: concurrir a la sucursal de la demandada Garbarino SA, luego a la Oficina Municipal de Información al Consumidor y finalmente debió concurrir a formular el presente reclamo y activar el proceso.

“Todas esas acciones sucedieron ya que de ello dan cuenta todas las constancias del expediente, en consecuencia se asume como necesario el gasto que necesariamente ello insumió”, dice la sentencia.

“La actora se vio obligada a concurrir a la instancia administrativa y a la judicial y no obtuvo una respuesta que de forma oportuna y concreta solucionara el reclamo, por lo que considero que en el caso la conducta ha sido manifiestamente ofensiva”, concluye el fallo.

Le arreglaron mal el lavarropas y será resarcida con más de 4.000 pesos

La jueza de Paz de San Antonio Oeste, Giannina Olivieri, condenó a un comercio de la localidad dedicado a la reparación de electrodomésticos a indemnizar a una persona que llevó a arreglar un lavarropas. El trabajo fue deficiente y la firma comercial no respondió a los reclamos, por lo que el caso se encuadra en los derechos del consumidor.

Inicialmente, la mujer demandante llevó al comercio un lavarropas para su reparación. La casa de reparación le presupuestó 3000 pesos, ella abonó un tercio y manifestó que una semana después canceló la totalidad. Afirmó que no recibió comprobante de pago.

Tras retirar el lavarropas, el artefacto no funcionó correctamente, por lo que reclamó que fueran a revisarlo, sin obtener respuesta. Ante la necesidad de contar con el electrodoméstico, lo llevó a otro service en la localidad de Las Grutas. Por esta razón reclamó una indemnización.

La jueza de Paz convocó a una audiencia conciliatoria. Las partes no se pusieron de acuerdo en el monto de dicho resarcimiento, por lo que la resolución quedó en manos de la jueza de Paz, que dispuso, en base a la documentación y testimonios, un resarcimiento de 4253 pesos.

Los procesos de menor cuantía se pueden iniciar por demandas de hasta de 30 mil pesos. Se inician en los Juzgados de Paz con un formulario en carácter de demanda, a través del cual se reclama un monto en pesos a la contraparte. Dichos procesos están definidos y enmarcados en los artículos 63 I y II de la Ley Orgánica K 2430 y en los artículos 802 y ss del Código Procesal Civil y Comercial.

El procedimiento es gratuito para garantizar el acceso a la justicia. Además, es informal y respeta los principios de bilateralidad, igualdad y colaboración.

El trámite es verbal, sumarísimo, gratuito, informal pero con la garantía del resguardo del derecho de defensa. Los juicios que quedan excluidos son los de sucesión, familia, laborales y desalojo.

 

 

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

Cipolletti: Murió violador antes de ir a cárcel. Río Colorado: Trasladaron a Viedma a un abusador

Un empresario de la noche cipoleña falleció por insuficiencia respiratoria aguda en un hospital de …