Ex legislador criticó duro a intendente: “Estamos hartos de la desidia, la inacción y la impericia”

El ex legislador provincial Miguel Ciliberto, vecino de la ciudad de Viedma, difundió esta semana una carta abierta al intendente José Luis Foulkes. Señaló la mugre que hay en la Costanera y los hechos de violencia que ocurren los fines de semana. “Si usted no tiene voluntad o teme enfrentarse a los “habitantes de la noche” deje su lugar a quien si lo haga”, le indicó al jefe comunal local

 A continuación la carta abierta.

Hace una semana, un grupo de vecinos representantes de quienes vivimos entre el Ministerio de Economía y el puente Nuevo presentó una nota en la que describimos la situación de abandono, desmanejo y violencia en la que vivimos desde hace un tiempo.

No es fácil precisar cuánto tiempo hace que sufrimos la falta de atención de la Municipalidad en temas como basura, botellas, perros sueltos que corren a ciclistas, autos y “todo bicho que camine”, música fuerte a toda hora de la noche y, por supuesto, autos y motos con escape libre corriendo picadas. Hace años que reclamamos y Ud. siempre tiene una excusa, que se rompió el decibelímetro, que no tiene personal para controlar de noche, que la Policía no colabora, etc., etc.

Seguramente no somos los únicos vecinos que piden atención de la Municipalidad y tal vez algunos vecinos tengan problemas graves como falta de agua, de cloacas, de electricidad, falta de recolección de residuos, etc. Pero esto no puede esconder el hecho de que a pesar de que Ud. está en el Municipio hace al menos 10 años, no ha dado respuesta a los pedidos que llevan por lo menos esa cantidad de tiempo.

Ud. sabe que esto va in crescendo, el alcohol que corre libremente ha provocado ataques con armas blancas, asaltos a vecinos que vuelven tarde de una salida y la violencia permanente de no poder dormir.

Tal vez le interese saber que estamos hartos de la desidia, la inacción y la impericia. Después de una semana de pedirle que intervenga para frenar los ruidos molestos, Ud. autoriza un escenario, no sabemos de qué organización, que nos tuvo toda la tarde/noche del domingo atronando con música, haciendo temblar los vidrios de las casas.

Hoy, una cuadrilla municipal con una motosierra, corta alegremente ramas de los árboles de la vereda que da al río ¿En pleno diciembre podando? ¿Cuál es la próxima proeza intendente?

Nos informaron los vecinos que concurrieron a entregarle la nota, firmada por 130 vecinos, que respecto a la música estruendosa en plena noche Ud. les dijo que iba a hacer un estudio con una antropóloga y una socióloga social…no sé qué busca con el estudio, además de dilatar la acción, pero permítame transcribirle unos renglones sobre la contaminación sonora, del libro “Ciencias de la Tierra del Medio Ambiente”, tal vez le den alguna pista:

“Los sonidos muy fuertes provocan molestias que van desde el sentimiento de desagrado y la incomodidad hasta daños irreversibles en el sistema auditivo. La presión acústica se mide en decibelios (Db) y los especialmente molestos son los que corresponden a los tonos altos. La presión del sonido se vuelve dañina a unos 75 Db y dolorosa alrededor de los 120 Db. Puede causar la muerte cuando llega a los 180 Db. El límite de tolerancia recomendado por la Organización Mundial de la Salud es de 65 Db. El oído necesita algo más de 16 horas de reposo para compensar 2 horas de exposición a 100 Db (discoteca ruidosa). Los sonidos de más de 120 Db Pueden dañar las células sensibles del oído interno, provocando pérdidas de audición.”

Por si una vez más se le rompió el decibelímetro, le aporto una escala aceptada universalmente:
90 dB…………………………………………Moto, auto, camión ruidoso. Provoca daños.
110 dB…………………………………….Bocina a 1 metro de distancia. Provoca daños.
120 dB………………………………………Sirena cercana. Provoca algo de dolor.
130 dB………………………………………Parlantes de música estrepitosa. Algo de dolor.
140 dB………………………………………Cubierta de portaaviones. Dolor.
150 dB………………………………………Despegue de avión. Rotura del tímpano.
La contaminación sonora, como la contaminación del aire o del suelo, son fenómenos de la sociedad moderna, no son novedosos y cualquiera sabe que hacen a la calidad de vida. Ahora bien, ¿de quién es la responsabilidad de velar por la calidad de vida de los ciudadanos de Viedma? La respuesta es obvia. Para eso se lo votó sr. Foulkes, para hacerse cargo de los problemas de la ciudad y solucionarlos. Verá que no es una cuestión de presupuesto sino de voluntad.

 

Si Ud. no la tiene, o teme enfrentarse a los “habitantes de la noche” deje su lugar a quien si lo haga.
Felices fiestas intendente.
MiguelCiliberto
DNI- 4648152

 

Acerca de Raúl Díaz

Ver también

El fantasma sin cabeza. “Un tenebroso personaje que cobra vida para participar en hechos”

  Son abundantes las leyendas que hablan sobre la presencia de fantasmas, como también sobre …